En marzo de 2020, Cinemex, Cinépolis y algunos venues independientes o gubernamentales para exhibir películas como la Cineteca Nacional, decidieron cerrar sus puertas por tiempo indefinido a partir de la pandemia por COVID-19. Las dos grandes empresas de exhibición de películas en México, cerraron las más de siete mil salas de cine en todo el país en un esfuerzo conjunto para mitigar el impacto de la crisis sanitaria.

Con el paso de los meses, se empezó a hablar del regreso del cine en todos sus sentidos: desde la producción de largometrajes o series, hasta la forma en la que la gente se sentiría segura en ir al cine.

La reapertura paulatina

Dependiendo de la entidad, algunas salas de cine han retomado actividades con algunas medidas sanitarias como:

-La capacitación y el uso obligatorio de cubrebocas o caretas por el personal de las empresas.

Desinfectar las salas de todos los complejos.

Sana distancia para el personal y los consumidores.

Uso de cubrebocas y gel antibacterial por parte del público.

Asignación de asientos con sana distancia.

-Venta de boletos en línea.

Reducción del aforo a 40 por ciento.

México es un país donde se hace mucho cine, y también se ve. En entrevista para #SopitasXAireLibre, Tábata Vilar, directora de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (CANACINE), nos platicó que nuestro país ocupa el cuarto lugar en mayor cantidad de salas en el mundo. Esto quiere decir que hacer y ver películas, deja una derrama económica importante que ahorita, prácticamente es nula.

Abrir algunos complejos de cine y activar salas de cine con horarios escalonados y un aforo menor al 50 por ciento, es un primer paso, pero no será suficiente, y más si consideramos que sólo 1 de cada 10 pantallas, desde hace casi cuatro meses, abrieron en medio de una pandemia que todavía no termina y mantiene a las sociedades en incertidumbre.

¿Cómo estábamos antes?

En los últimos años, México ha tomado más fuerza en el panorama nacional e internacional. Datos de CANACINE apuntan a que la industria fílmica en el país creció 8.4 por ciento en los últimos 10 años, una cifra impresionante.

Luego, están las producciones y la presencia de México con sus propuestas fílmicas. Según datos del Anuario Estadístico de Cine Mexicano del IMCINE (publicado en  mayo de 2020), el año pasado se registraron 216 largometrajes producidos –111 producciones privadas y 105 producciones apoyadas por el Estado– frente a las poco más de 180 de 2018. Un aumento considerable.

Imagen de ‘Ya no estoy aquí’. / Foto: Netflix

Y como sabemos, entre más películas, tanto nacionales como extranjeras, más actividad y más dinero. En 2019 se registraron 454 estrenos que se reflejaron en los 341 millones de asistentes a salas de cine en el país. ¿Traducción o palabras más simples?

Antes de la crisis, los mexicanos iban mucho al cine. México andaba en el cuarto lugar de venta de boletaje en todo el mundo sólo por debajo de China, India y Estados Unidos y encima de países como Corea del Sur, Rusia o Brasil, este último uno de los mercados más grandes e importantes de América Latina.

Nuestro país, de acuerdo a números internacionales de Statista, tenía en venta de boletos 352 millones de dólares.

En 2019, México ocupó el cuarto lugar en venta de boletaje en el mund
En 2019, México ocupó el cuarto lugar en venta de boletaje en el mundo. / Foto: Captura de Statitsa

No hay estrenos = No hay venta de boletos.

Sin embargo, la crisis paralizó a la industria y las afectaciones pueden ser más grandes de lo que hemos visto hasta ahora…

Algunas de las tácticas para atraer público al cine con la reapertura, fue revivir algunos estrenos taquilleros de los últimos años como la proyección de Toy Story 4 o Coco. También optaron por mantener en cartelera “estrenos” de 2020, comerciales mexicanas e internacionales, como Bloodshot, El hombre invisible El llamado salvaje. 

Pero, finalmente, no son estrenos, y son estos los que atraen al público a los cines…

Toy Story 4: Una película que parecía innecesaria, pero resultó ser estupenda
Toy Story 4. / Foto: Disney

Desde marzo, en todo el mundo dejaron de estrenarse películas nuevas. Algunas cintas como Mulán y A Quiet Place II, programadas para marzo, movieron sus fechas para agosto y septiembre, respectivamente.

A finales de junio, Disney retrasó la fecha del live action de Mulán por tercera vez, esto a partir de que Warner movió la fecha de estreno de TENET. La cinta de Christopher Nolan quedó para el 12 de agosto mientras Mulán se fue hasta el 21 del mismo mes.

Ambas cintas son producciones de 200 millones de dólares, es decir, son las más grandes apuestas de sus estudios para este año y ninguna quiere ser el ensayo y error de ver qué tanto la gente está dispuesta para ir al cine. (Acá les explicamos más a fondo la batalla por no ser la primera megaproducción de la pandemia).

En las últimas semanas, los estrenos más fuertes y que atraen a la gente al cine (fuera de la situación actual) han movido sus fechas para finales de año… y lo más probable es que retrasen aún más su salida. Así que podemos pronosticar que estrenos taquilleros, esos que llenan los distintos horarios de las salas de cine durante varias semanas, se queden para los últimos meses de 2020 o hasta 2021.

También puedes leer: ESTRENOS, PRODUCCIONES Y LOS OSCAR: EL CINE NO SERÁ IGUAL DE AQUÍ A DOS AÑOS

¿Cuándo volverán las producciones de largometrajes y series en México?

Como mencionamos, los largometrajes y series pararon en el mes de marzo. En algunos estados todavía no pueden regresar al set para reanudar actividades, pues dependen de que las autoridades marquen en semáforo amarillo y regresen un mayor número de actividades.

La Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica en conjunto con involucrados directos y personal de IMSS, realizó un protocolo de seguridad para el trabajo en las producciones y fomentar la seguridad en el equipo de trabajo. Se trata más de la “concientización del equipo de producción” más que la capacitación de los empleados, comentó Tábata.

El detrás de cámaras de la producción de un documental en 2018.
El detrás de cámaras de la producción de un documental en 2018. / Foto: Getty Images

En las producciones que quedaron pendientes y en las próximas semanas volverán a filmar con cada uno de los equipos de trabajo, se deberá respetar un número específico de personas que no rebasen más de 30.

Se realizarán pruebas médicas antes de que empiece la producción para evitar el riesgo de contagio en los equipos de producción. Finalmente, filmar una cinta representa una inversión fuerte,  y además del riesgo del personal, está el tema económico de echar para atrás –una vez más– alguna producción.

También se capacitará a las personas que estén en un set para manejar equipo de renta y en casos de emergencia, en cómo aislar y atender a una persona que pueda estar enferma o presente síntomas. Asimismo, habrá guías específicas para cada parte o área de la producción.

Producción mexicana
Producción mexicana. / Foto. Captura de pantalla de video de CANACINE

Y si no hay películas, no hay venta de boletos y se cierran las salas

Actualmente, hay (poca) venta de boletos registrada cada semana desde la apertura de las pantallas. Según CANACINE, se han dejado de vender 100 millones de boletos, lo cual se calcula en 5 mil millones de pesos. En otras palabras, la situación es insostenible.

De acuerdo con El Universal, 14 complejos de Cinemex y Cinépolis, cerrarán de manera definitiva ante la crisis. No hay entrada de dinero, no hay recursos para mantener los complejos en su renta en ciudades como Guadalajara, Monterrey, Toluca, Saltillo, León e incluso la Ciudad de México.

Cinemex anuncia las medidas que tomará para la reapertura de sus salas
Personal de cine. / Foto: Captura de pantalla (Cinemex)

Y las personas que se han visto y se verán afectadas, se cuentan por miles. Las producciones se detuvieron de un día para otro, lo cual afecta directamente a las distribuidoras que no tienen certeza de cuándo estrenar las producciones que terminaron, las que se quedaron a la mitad y aquellas que apenas iban a comenzar sus actividades. Como comentó Tabata, los estrenos dependen directamente de cuántas salas de cine estén abiertas. 

Y luego, el tema que nos tiene aquí, los exhibidores, los cuales cerraron 100 por ciento sus actividades durante casi tres meses. Todo esto ha afectado a más de 20 mil empleos en producción audiovisual, 50 mil directos en exhibidores y 150 mil indirectos en la misma cancha.

También puedes leer: LLEGÓ LA AUSTERIDAD: LE QUITAN LAS COMPUTADORAS AL IMCINE

Acá les dejamos la entrevista que tuvimos con Tábata Vilar, directora de CANACINE, sobre la crisis del cine en México:

En 2017 entré a Sopitas.com donde soy Coordinadora de SopitasFM. Escribo de música y me toca ir a conciertos y festivales. Pero lo que más me gusta es hablar y recomendar series y películas de todos...

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook