Después de años tres años de disputas legales y de un ir y venir en la corte, en febrero pasado Harvey Weinstein, fue declarado culpable por los delitos de violación en tercer grados y actos sexuales criminales en primer grado. Esto fue después de que decenas de mujeres lo acusaran en 2017, desencadenando el movimiento #MeToo que destapó un montón de otros casos de abuso en la industria. Hoy, 11 de marzo, el ex titán de Hollywood Harvey Weinstein ha sido sentenciado a 23 años de prisión.

Después de violar a Jessica Mann y de forzar a la asistente de producción Miriam Haley a hacerle sexo oral, el juez tenía en sus manos la opción de condenar a Weinstein a un total de 29 años en prisión. La decisión de darle 23 años es desconocida pero con sus 67 años, es probable que vea el resto de sus días en la cárcel (o gran parte de ellos).

Tanto los principales acusadores como las otras cuatro testigos del juicio, la actriz de los Soprano Annabella Sciorra, Dawn Dunning, Tarale Wulff y Lauren Young, llegaron a la corte como un grupo unido, sentadas en la primera fila junto a Cyrus Vance, fiscal de distrito de Nueva York que dirigió la acusación. Momentos después, Jodi Kantor y Megan Twohey, las reporteras del New York Times que revelaron la historia de Weinstein que desencadenó el movimiento #MeToo, entraron y se sentaron cerca del frente.

En su declaración en la corte, Haley dijo que Weinstein “no solo me despojó de mi dignidad como ser humano y como mujer … disminuyó mi confianza y fe en mí misma”. Agregó que se sentía sola mientras atravesaba el trauma sin tener idea de que había otras mujeres que sufrieron abusos de manera similar. En su declaración, Mann dijo que finalmente había encontrado su voz. “Es hora de que las personas que violan a otras personas paguen con su vida y la vida que tomaron”. Ambas acusadoras le pidieron al juez que le impusiera la sentencia máxima.

Foto por Alexander Koerner/Getty Images

En sus últimas patadas de ahogado, Weinstein pidió que solo le dieran cinco años de prisión argumentando entre otras cosas las contribuciones caritativas de Weinstein, su apoyo a causas sociales y sobre todo que ya ha recibido un “duro castigo social”. Afortunadamente, sus argumentos sirvieron tanto como palabras vacías al aire y recibió la sentencia que se merecía.Sin embargo, los abogados de Weinstein ya han indicado que apelarán la sentencia. Por otra parte quedan numerosas demandas en los pies del sentenciado. Las autoridades de Los Ángeles aún están investigando un caso penal activo en su contra relacionado con dos incidentes de presunta agresión sexual en 2013, y varias mujeres continúan presentando cargos civiles contra él.

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook