Foto: Getty Images

45 grados y lento: La historia detrás de la patada corta de los Cowboys en el triunfo ante los Falcons

Los Dallas Cowboys sacaron un triunfo imposible ante los Atlanta Falcons en la Semana 3 de la NFL. Un partido que iban perdiendo 20-0 y que ganaron con un gol de campo de Greg Zuerlein, luego de una patada corta que tiene una gran historia de fondo.

Abajo 39-30 en el último cuarto y ya sin tiempos fuera, los Cowboys estaban destinados a perder y empezar la campaña 0-2. Si de por sí luce complicado verlos en el Super Bowl (otra vez), iniciar con dos derrotas lo hacía prácticamente imposible.

45 grados y lento: La historia detrás de la patada corta de los Cowboys en el triunfo ante los Falcons

Foto: Getty Images

Por eso, Dak Prescott se metió en las diagonales para poner a los Cowboys a dos puntos de empatar y a tres de ganar. El reto ahora era recuperar el balón y lo único que se podía hacer para buscarlo, era una patada corta.

Greg Zuerlein era el encargado de hacerlo bajo las indicaciones de John Fassel, el entrenador de equipos especiales. Ambos personajes ya habían coincidido en los Rams y tenían un as bajo la manga.

Zuerlein pateó el balón lateral y tuvo un avance muy lento. Los jugadores de los Cowboys estuvieron al pendiente del movimiento del ovoide en todo momento y en cuanto rebasó las diez yardas, incluso avanzó once, se quedaron con él para darle a Dallas una posesión más.

Fue el propio Zuerlein el que liquidó una obra maestra con un gol de campo de 46 yardas que entró por el centro y que mandó a los Cowboys con récord de 1-1, manteniéndose como el favorito de la División Este de la Conferencia Nacional.

La historia detrás de la patada corta

Sports Ilustrated cuenta cómo la magia llegó al AT&T Stadium y todo se remonta al medio tiempo del partido entre Cowboys y Falcons. El equipo de Mike McCarthy perdía 29-10 luego de una primera mitad desastrosa en donde entregaron el balón en cuatro ocasiones.

La decisión del head coach, quien vive su primer año con los Cowboys, no fue regañar a sus jugadores, sino darles un par de consejos: cuidar mejor el balón y robar una posesión del mismo a los Falcons. Ambas la cumplieron.

Si bien, los Cowboys permitieron diez puntos más en la segunda mitad, no volvieron a perder el balón y aunque no pudieron robar la posesión con un fumble o una intercepción, sí lo hicieron con la patada corta ya mencionada.

45 grados y lento: La historia detrás de la patada corta de los Cowboys en el triunfo ante los Falcons

Foto: Getty Images

Nada es casualidad y menos en el deporte. Fue en 2019 cuando los Rams aún contaban con John Fassel y Greg Zuerlein en su plantilla, hoy ambos están en los Cowboys. Debido a los cambios que sufrieron las reglas de la patada corta, ellos junto a Johnny Hekker tuvieron que idear una nueva estrategia para realizarlo.

La idea era así: El balón tenía que ser colocado en un ángulo de 45 grados y patearlo desde la punta delantera para que avanzara lento. Esto le daría tiempo al equipo que pateaba de rodear el ovoide para esperar que avanzara las 10 yardas y lanzarse a cubrirla.

¿Por qué no se lanza el otro equipo? Si estás pensando en eso, pues Fassel y compañía también lo hicieron. El riesgo del rival era enorme. Si lo tocaban pero no se quedaban con el, lo convertían en un balón vivo que podía recuperar cualquier jugador. Es decir, era un 50-50.

45 grados y lento: La historia detrás de la patada corta de los Cowboys en el triunfo ante los Falcons

Foto: Getty Images

Desde entonces Greg Zuerlein y Johnny Hekker bajo la supervisión de Fassel se dedicaron a practicarlo y en esa temporada 2019 lo intentaron en un partido precisamente ante los Cowboys.

Hekker, pateador de despeje de los Rams, fue el que ganó la “carrera” por realizar esa patada tan difícil pero tan efectiva. Sin embargo no terminó siendo efectivo y el conjunto de Los Ángeles perdería ese partido por una amplia diferencia.

Eso sucedió el 15 de diciembre. Nadie habría imaginado que nueve meses después, ya con los Cowboys, Fassel y Zuerlein serían los héroes ante los Falcons en una temporada que pinta difícil para Dallas, con una patada corta que pasará a la historia.