Múltiples equipos han salido a quejarse ante la NFL por el manejo que Green Bay le dio a la situación de la lesión de su quarterback Aaron Rodgers, quien volvió supuestamente sin estar al 100% de la reserva de lesionados para jugar contra los Panthers y tras la derrota volvió a la lista sin haberse anunciado una nueva lesión, por lo que piden que los Packers lo corten del equipo.

Lo que pasa es que esto es una violación a las reglas de la NFL, que estipulan que un jugador tendría que haber sufrido una nueva lesión que lo deje fuera al menos 6 semanas para volver a ser puesto en la lista de lesionados, de no ser el caso, el equipo estará obligado a cortar al jugador en cuanto vuelva a estar sano.

Rodgers fue activado de la lista la semana pasada para el juego ante Carolina, en el que lanzó 3 anotaciones y 3 intercepciones, completando 26 pases de 45 intentos para 290 yardas en la derrota ante Carolina que los dejó sin aspiraciones de Playoffs, por lo que el equipo decidió regresarlo a la reserva de lesionados.

Al hacer esto, evitaron tener que cortar a otro jugador de los 53 que tienen en la plantilla para darle lugar al QB de reserva Joe Callahan, cuando bien pudieron simplemente desactivar a Rodgers por los últimos dos partidos y dejarlo en el roster activo.

Según Kevin Seifert de NFL Nation, la liga no va a forzar a Green Bay a deshacerse de Rodgers, sino todo lo contrario, sería de esperarse que la NFL cambie esta regla entre las temporadas para hacer legal lo que hicieron los Packers, en vez de forzarlos a deshacerse de su estrella y siendo sinceros, es muy comprensible la acción realizada, ya que no había razón de seguir arriesgándolo cuando ya no había nada por qué competir.

Lo que es un hecho es que la regla es clara y si Roger Goodell va a seguir con su policía privada de la NFL poniendo castigos ejemplares como todo lo que fue el escándalo de Elliott durante esta temporada, esto debería pasar y Rodgers sí tendría que salir de lo Packers.

¿Qué pasaría si la NFL aplicara sus reglas y qué tendría que suceder para que los Packers lo conserven en ese caso?

Si la liga hace válido su reglamento, Rodgers quedaría fuera de Green Bay en cuanto los doctores le dieran el alta médica y pasaría a un sistema que se llama waiver wire, que es basado en el orden del Draft al inicio de la temporada, en el que los equipos reclaman por posiciones a los jugadores que quedan en libertad y si ningún equipo lo reclama, entonces se volvería un agente libre.

Esto es diferente a cuando un jugador acaba su contrato, en donde se vuelve agente libre en automático y es libre de negociar un contrato con cualquiera de los 32 equipos. En este sistema, el equipo más alto en reclamarlo es quien tiene el derecho de contratarlo y es irrevocable, por lo que tendría que jugar ahí forzosamente.

Después de la semana 4, la lista cambia y se ordena desde el equipo con peor marca en la temporada hacia el que tiene la mejor, literalmente el orden inverso de la clasificación para los Playoffs.

La lista la lideran los Browns, seguidos de los Giants, Colts, Buccaneers y 49ers equipos que probablemente no lo dejarían pasar, mientras que los Packers se encuentran en la posición número 29, por lo que tendrían que dejarlo ir prácticamente todos los equipos de la NFL para que pudieran volverlo a firmar.

La única alternativa que tendría Green Bay sería buscar negociar con el equipo que lo firme, probablemente más de una selección colegial, una primera y segunda ronda probablemente sean adecuados a cambio de alguien de la talla de su lanzador.

Por otro lado, tanto para Rodgers como para GB podría ser un buen movimiento seguir por caminos separados, para el QB, la llegada a un equipo como New York podría darle la oportunidad de ganar otro Super Bowl mucho más probable que en su actual equipo, que a su vez ocupa una gran parte de su tope salarial en mantener Aaron Rodgers, por lo que bien podrían reconstruir a un equipo competitivo con el hueco que éste dejaría al irse.