¿Se imaginan pagar miles de dólares por un asiento de primera fila, comprar unos nachos nada baratos y que de pronto te caiga encima un hombre 91 kilos y te tire la comida? Pues eso le pasó a un aficionado de los St. Louis Cardinals que fue aplastado por el shortstop de los Chicago Cubs, Addison Russell.

En la segunda entrada del encuentro entre los Cubs y los Cardinals,  Russell se zambulló hacia las gradas en busca de una pelota que había sido bateada de foul. Por desgracia el jugador no sólo no pudo quedarse con la bola, sino que terminó aplastando a los aficionados y parte de su humanidad cayó sobre la botana de un fan.

Cuando el parador en corto se levantó, además de no tener la bola entre sus manos estaba bastante embarrado. Russell terminó lleno de nachos ya que su cuerpo había caído dentro de las fritangas de un fanático que se encontraba en la tribuna. El beisbolista pidió una toalla para limpiarse y parecía que ahí terminaría todo.

Sin embargo, minutos más tarde, el jugador tuvo un bello detalle con el aficionado de los Cardinals al que le tiró la comida y decidió llevarle otros nachos para reponer los que habían sucumbido ante sus 91 kilos de tonelaje. La verdad fue un gran detalle del buen Addison Russell, aunque hubiera estado mejor que le llevara un sombrero de nachos.

Pleca Instagram Deportes