Se nos cayó el teatrito sobre nuestro pensamiento de la Copa del Mundo de Alemania 2006, la que considerábamos la mejor justa de la historia

, aparentemente fue comprada hace unos años.

Robert Louis Dreyfus, quien en ese entonces fungía como el director de Adidas, puso a disposición del comité organizador 6.7 millones de euros para comenzar los planes, todo eso en julio del 2000.

Parecía una apuesta complicada, ya que faltaban seis años y nada podía asegurar que ganarían la candidatura. Meses después se dio a conocer la noticia: Alemania sería la sede oficial.

Según el reporte de Der Spiegel, el jefe de Adidas pidió posteriormente que le regresaran el dinero, porque no veía mayor “ganancia” con la aparente donación, esa de la que nunca se tuvo notificación.

Como cita Mundo Deportivo, esto fue usado como una Caja B por parte de Franz Beckenbauer, con la cual se compraron los votos de cuatro delegados asiáticos y toda la comitiva europea.

Dicha cantidad dada por Adidas fue utilizada como un pago de parte de los alemanes a la FIFA, según para gastos en un programa cultural y algunas otras situaciones que el organismo necesitara.

Esto despertó sospechas y comenzaron a verse irregularidades, hasta que hoy se reveló que muy probablemente la sede fue comprada mediante los votos “asistidos”.

Siguen saliendo temas escabrosos por parte de los organizadores de algunas justas o torneos mientras la FIFA se tambalea.