No, no estaba muerto, nomás andaba de parranda. Jorge Kahwagi no solo es célebre por su papel como político en este país, sino que también decidió tomar parte de uno de los deportes más populares de México y nunca deja de sorprendernos.

Vimos batallas épicas en las que se enfrentaba a verdaderos proceres del pugilismo, a los cuales hasta con el aire de sus poderosos y bien logrados golpes podía noquear, los mandaba a la lona y celebrara cual escena de Rocky.

Ya habíamos perdido la pista a este enorme boxeador, a este gladiador de los cuadriláteros, pero este fin de semana volvió e hizo de las suyas frente a Ramón Olivas, un celebre desconocido al cual noqueo majetuosamente.

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook