Hoy en las Antipromesas: Nicolas Anelka el Puma que sólo rugió dos veces

Por: @LUISRICARDOHR

 Hay dos clases de futbolistas en el mundo, los que simplemente están ahí y los que hacen historia de una u otra forma. Existen muy pocos aficionados al futbol que no conocen al Puma, quien a lo largo de su carrera tuvo altibajos de nivel pero en algo sí que era constante: siempre fue polémico.

Hace tres años que el Puma ya no juega profesionalmente pero en sus 19 años de carera vistió 13 camisetas, fue sinónimos de polémica, causó una revolución en el vestidor de la Selección Francesa, se fue del Arsenal porque un compañero le puso el pene en la cara, fue campeón goleador de la Premier, rompió el récord económico de traspasos conjuntos y falló un penal en la final de la Champions League. Por eso es que hoy en las Antipromesas les presentamos la historia de Nicolas Anelka.

Inicios: PSG y Arsenal, el  primero de los dos rugidos del Puma

Fotos: vía Getty Images

Nicolas Sébastien Anelka nació el 14 de marzo de 1979 en Le Chesnay, Francia. Desde joven mostró muchísimo talento para el futbol. El jugador se formó en el INF Clairefontaine, institución que más o menos por las mismas fechas también formó a Thierry Henry.

Anelka pasó muy poco tiempo con dicho equipo, ya que de inmediato fue detectado por los visores del PSG. El Puma debutó con los parisinos en enero de 1996 y en el verano de ese mismo año fue traspasado al Arsenal a cambio de 760 mil euros. En su primera temporada con los Gunners casi no tuvo actividad pero en la segunda las cosas cambiaron radicalmente.

El Puma se volvió el centro delantero titular del Arsenal y no lo hizo nada mal. De hecho, el francés ha sido el último delantero que ha portado la camiseta #9 del conjunto londinense y no se ha visto afectado por la ‘maldición’ atribuida a dicho dorsal. Después de su primera temporada exitosa con los Gunners, en la que fue nombrado el mejor jugador joven de la Premier, parecía un hecho que los de Arsene Wenger conservarían al delantero pero no fue así.

Anelka se fue vendido al Real Madrid por una cantidad millonaria, pero de igual forma el traspaso sorprendió a todos. Es decir, tenía 20 años y ya estaba entre los mejores delanteros del mundo. Dejarlo ir no parecía la decisión adecuada para los Gunners y por mucho tiempo no se entendió este movimiento, hasta que en el 2015 el Puma reveló porque salió del conjunto londinense.

El galo afirmó que había tenido graves problemas en el vestidor. De acuerdo al diario Sport, el asunto fue que el capitán del Arsenal, Patrick Vieira enojado con el Puma por haber fallado una ocasión clara de gol decidió ponerle el “pene en la cara” al entonces joven atacante.

Mi carrera en el Arsenal iba viento en popa hasta el día que me crucé con Vieira, que era más conocido en el vestuario del Arsenal como ‘Le Long’ (El Largo). Yo estaba jugando contra el Fulham en Highbury y recuerdo haber recibido un balón de Bergkamp, haber recortado al arquero con facilidad y con la portería de par en par, haber fallado en el último momento. Solo sucedió porque el sol cegó mis ojos. ¡No fue mi culpa! De todos modos, Vieira me echó una mirada furiosa y yo sabía que estaba en problemas.

Después en las duchas se volvió contra mí y yo le respondí, sabiendo que no debería haberlo hecho, pero le llamé ‘jodido larguirucho patoso’. Al principio solo me miró con sus ojos huecos. Entonces… ¡ZAS! Cuando estaba sentado me dio una bofetada en la cara con su pene. Era como ser golpeado por un salmón curado húmedo. ¡Nadie podía creer lo que estaba viendo! ¿Te imaginas lo vergonzoso que es que te den una bofetada en la cara con una puerca espada de 14 pulgadas delante de tus compañeros? Fue el peor momento de mi vida. Nadie dijo nada durante lo que pareció una eternidad. El silencio solo se rompió cuando Ashley Cole preguntó “¿Es mi turno?”. Fue entonces cuando supe que tenía que irme. Cuando Wenger se enteró de lo que había hecho simplemente le chocó la mano a Vieira y gritó “¡Y es por eso que él es el capitán. Mira qué cosas!”.

 

Real Madrid, millonario traspaso prematuro y el inicio del ‘trotamundos’

Tras el incidente con Vieira, el Arsenal dejó ir al jugador. Nicolas Anelka firmó con el Real Madrid a cambio de 5.6 millones de pesetas, cantidad que en aquel momento convirtió al jugador en el traspaso más caro en la historia del futbol español. Era el momento del Madrid de los Galácticos, faltaba poco para que Ronaldo Nazario llegara al equipo pero ya eran los tiempos en los que las figuras abarrotaban el Bernabéu.

Anelka tuvo un pésimo paso con el conjunto merengue, nunca se adaptó a la vida en España y sólo anotó dos goles en 19 partidos. Sin embargo, el jugador siempre señaló a la vida personal como la culpable de su fracaso en la capital española, pese a que también era evidente su baja de nivel.

“Quería tener una vida normal y poder pasear por la calle como cualquiera, pero eso no podía hacerlo en Madrid… En los periódicos aparecía dónde iba, si salía, qué compraba… alguien te seguía y te preguntaba qué estabas comprando. No quería llevar ese tipo de vida”, dijo el jugador en una entrevista para el diario Marca.

Tras fracasar en el Real Madrid, el Puma volvió al PSG a cambio de 33 millones de euros. Un año y medio después de su regreso a Francia el delantero fue prestado al Liverpool. Con los Reds pasó sin pena ni gloria y en el verano del 2002 el Manchester City se hizo con sus servicios.

En dos temporadas con los Citizens, Anelka anotó 36 goles tomando en cuenta todas las competencias, por lo que parecía que el delantero permanecería con el equipo. Sin embargo, el City no era lo que es ahora; de hecho el cuadro Sky Blue atravesaba una difícil época financiera por lo que el delantero fue vendido al Fenerbache a cambio de varios millones de euros.

Con los turcos el Puma no hizo mal las cosas pero tampoco fue como que la rompiera en la liga de aquel país. El delantero estuvo un par de temporadas con el Fenerbache y luego volvió a Inglaterra para jugar con el Bolton. En ese año ya casi todos dábamos por hecho que Nicolas Anelka jamás volvería a trascender en un club importante, pero ¡oh sorpresa!

Chelsea y Mundial del 2010 : el último rugido del Puma y la crisis francesa

En enero del 2008 el Chelsea sorprendió al mundo y fichó al Puma a cambio de 21 millones de euros. Con ese movimiento la cantidad total de dinero desembolsada en todos los traspasos de Anelka fue de 124 MDE, entonces cifra récord para un futbolista.

Las cosas no empezaron nada bien para el francés. Su papel no era el de ser titular sino el del sustituto de Didier Drogba. En la primera temporada del Puma con Los Blues, el equipo llegó a la Final de la Champions League frente al Manchester United. Dicho encuentro se resolvió en penales y el Puma falló su disparo. Los Red Devils se llevaron la copa.

La siguiente temporada (207-2008) Didier Drogba se lesionó así que Anelka fue el delantero titular del Chelsea. El francés nos dejó claro que condiciones tenía, sólo que los problemas extracancha no lo habían dejado brillar. El Puma anotó 19 goles en la temporada y se quedó con la Bota de Oro de aquella campaña en la Premier League.

Para el siguiente ciclo futbolístico el delantero perdió protagonismo con el regreso de Drogba pero siguió siendo un constante en los partidos del Chelsea. El equipo salió campeón y Nicolas Anelka fue parte del grupo que alzó el título. Entonces llegó el Mundial del 2010.

Era el momento de que el Puma de 29 años se consolidara, que le mostrara al mundo que aunque tarde aún lograría ser el delantero que nos habían prometido. Que realmente demostrara que era un delantero digno de jugar en los mejores equipos del mundo, pero de nuevo atacaron los problemas personales.

Francia fue una fiesta durante el Mundial del 2010. Los galos no ganaron un sólo partido y perdieron ante México y Sudáfrica. Al medio tiempo de la derrota ante México, Raymond Domenech, entrenador de Francia al que le gustaba tomar decisiones técnicas con base en los horóscopos, regañó al Puma por no desempeñar su labor correctamente en el terreno de juego.

“Vete a tomar por el culo, sucio hijo de puta”, le dijo Anelka al entrenador al escuchar el regaño. El Puma ya no salió a la parte complementaria y fue sustituido por André-Pierre Gignac. Anelka fue expulsado de la Selección Francesa; sin embargo los jugadores se negaron a entrenar y exigieron el perdón para el delantero.

Esto no ocurrió. Francia quedó fuera del Mundial de Sudáfrica en primera ronda; se dice que boicotearon al estratega y por eso perdieron ante el conjunto africano. Lo del boicot nunca se comprobó pero lo cierto es que Domenech dejó a los galos tras ese incidente y el capitán de aquel equipo, Patrice Evra, seguía siendo el capitán de Francia hasta el año pasado.

El fin de un Puma que sólo rugió dos veces: última etapa de trotamundos

Tras salir del Chelsea, al final de su carrera, Anelka hizo lo que suelen hacer los futbolistas relativamente famosos que no lograron volverse leyendas del balompié. El Puma se fue a jugar a un lugar exótico, su destino; la Superliga China. Sin embargo, el Puma sólo estuvo un año en dicho país asiático y por alguna extraña razón la Juventus decidió firmarlo.

Tras fracasar (como era obvio) con la Vechia Signora, el delantero jugó un año con el West Bromwich Albion. Luego de tampoco tener éxito con el club inglés, el Puma se fue la India con el Mumbai City. Aquel fue su último equipo como profesional y también el club con el que inició su carrera como entrenador.

Esta fue la historia de Nicolas Anelka, uno de los delanteros más talentosos que ha aparecido en esta sección y sin duda el jugador más polémico al que hemos presentado aquí. El Puma no es una Antipromesa por falta de talento; al contrario, lo es porque tenía la calidad para ser el mejor delantero del mundo por muchos años pero terminó siendo mucho ruido y pocas nueces.

Pleca Instagram Deportes