Antonio Briseño es tal vez el mexicano que milita en las principales ligas de Europa con menos reflectores, pese a que es un constante en el once titular del Feirense, con el que incluso ya marcó gol en la actual temporada, de hecho ni ha sido llamado a la Selección Mexicana.

Briseño fue el capitán del Tri sub 17 que se coronó campeón en el Mundial de México 2011. Fue de los pocos elementos de aquella generación que llegó a Primera División, junto con otros elementos como Carlos Fierro. Después de su paso en el futbol mexicano con Atlas, Tigres, Juárez y Veracruz, el zaguero decidió irse al futbol del Viejo Continente en 2017.

Casi una década después de aquella Copa del Mundo Sub 17, el zaguero tiene planeado ponerse en contacto con el técnico de aquella Selección, Raúl Gutiérrez tras una anécdota que el propio jugador compartió en Twitter.

El “Pollo” recordó que después de un entrenamiento, Julio Gómez, el autor del gol del triunfo en las Semifinales contra Alemania, se dirigió al estratega por su apodo, “Potro”, quien en la siguiente reunión llamó la atención a sus muchachitos.

“Miren, cabrones, a mí sólo me van a poder llamar ‘Potro’ cuando cumplan 50 partidos en Primera División. El día que los cumplan, agarren el teléfono, me marcan y me dicen: Qué pedo pinche Potro, ya tengo 50 partidos. Mientras se dirigen a mí como Profe”.

Briseño compartió que tiene planeado hacerle una llamada al estratega después de este domingo, cuando cumpla 50 partidos en el futbol de Europa con el Feirense, repartidos entre juegos de liga, Copa de Portugal y la Copa de la liga.

En el torneo de liga suma 38 encuentros, mientras que seis los ha disputado en la Copa y cinco en la Copa de la Liga, lo que da un total de 49 y el domingo, en el duelo contra el Belenenses, llegará a la media centena.

https://instagram.com/sopitasdeportes