Si piensas que el arbitraje mexicano está por los suelos es porque no conoces a Maurice Paarhuis, el árbitro que ayuda a los equipos marcando goles.

Esto sucedió en el futbol de Holanda, en la última jornada de la tercera división, en la que ni la ayuda del silbante pudo evitar el triunfo del Harkemase Boys sobre el Hoek 4-2, sin embargo, su aportación al marcador le dio emoción al partido y una historia para contar.

El Harkemase era el local del encuentro y ganaba cómodamente el partido 3-1, por lo que sólo debía controlar las acciones para asegurar la victoria, sin embargo, el Hoek buscó el segundo tanto que lo metiera de nueva cuenta al juego.

En una aproximación del visitante, el arquero Bosje alcanzó a restarle fuerza a un disparo a los 66 minutos, pero el balón se fue lentamente hacia la línea de gol y entre el propio arquero y un defensa evitaron que el esférico entrara al arco.

Rik Impems remató el rebote de primera, pero el balón pegó en el cuerpo del defensa Voest y el rebote le quedó al silbante, quien se acercó al área chica para seguir de cerca la jugada y en su intento por no obstruir remató con pierna izquierda y marcó su gol.

“¿Qué haces bien árbitro?”, reclamó el Harkemase en su cuenta de Twitter. De hecho, el club dejó fijado el video del gol en su cuenta.

¿Ese gol debe contar?

El reglamento indica que los goles que se hayan producido por un rebote involuntario en cualquier parte del cuerpo del árbitro, deben ser validados al ser considerado como un elemento del mismo juego, como si fuera el poste de la portería.

Para fortuna del silbante, el local marcó un gol más y sentenció su triunfo, aunque el gol del árbitro pasará la colección de lo insólito.

http://instagram.com/sopitasdeportes