Arsenal vs Tottenham: La historia de la rivalidad que dividió a Londres

pleca-premier-league

El Arsenal recibirá al Tottenham Hotspur en el partido de la semana 11 de la Premier League. Este es un encuentro donde existe una enorme rivalidad y es conocido como el Derbi del Norte de Londres. Para muchos aficionados en la isla, esta es sólo una rivalidad local, incluso para la gente que vive en la capital de Inglaterra, la pasión no va más allá del norte de la ciudad.

Pero no hay la menor duda de que entre estas dos aficiones existe un odio deportivo bastante grande y es uno de los clásicos más pasionales que hay en el futbol inglés. Una de las principales razones por las que estos clubes no se quieren ni tantito, es la cercanía que existe entre ellos. Solamente separan 10 kilómetros al White Hart Lane (casa del Tottenham) y al Emirates Stadium (hogar de los Gunners).

El Arsenal y el Tottenham tienen una gran historia

La rivalidad entre estos dos cuadros comenzó hace más de 100 años. En 1913 el Arsenal decidió cambiar de estadio. Los Gunners jugaban en Manor Ground, un campo que se encontraba en el sur de Londres, pero cuando empezaron a crecer en popularidad, se fueron al norte de la ciudad, al Highbury a sólo 7 kilómetros de White Hart Lane. A partir de ese instante, nació un odio que no se ha podido detener.

En 1919 se confirmó la rivalidad entre estos dos clubes. El Arsenal le quitó el puesto al Tottenham en la primera división de Inglaterra mediante una votación donde el presidente de la liga John McKenna apoyó a los Gunners. Esto molestó a los aficionados de los Spurs, ya que consideraban que no era justo, porque el Arsenal había finalizado en sexto lugar dentro de la segunda división, pero ni las quejas pudieron hacer que se cambiara la decisión y el Tottenham terminó bajando de categoría.

En 1921 se jugó el primer derbi donde ambos clubes se encontraban en la primera división y un año más tarde la rivalidad ya era tan grande que el partido entre estas dos instituciones se tuvo que jugar a puerta cerrada. Con el paso de los años, el odio siguió creciendo, pero los constantes descensos del Tottenham evitaron que se pudiera tener regularidad en los enfrentamientos. Fues hasta 1950 cuando los Spurs regresaron de forma definitiva a la primera división que el clásico empezó a incrementar de intensidad. Desde esa temporada, solamente en una (1977-1978) no han jugado en la misma división, por lo que cada campaña podemos disfrutar de al menos dos partidos donde se tienen que ver las caras.

Un fan no quiere a Sol Campbell

Uno de los jugadores que mejor entiende la rivalidad que existe entre estas dos instituciones es Sol Campbell. El mediocampista inglés fue parte importante del Tottenham de 1992 al 2002 e incluso fue el capitán del equipo. Pero en el 2002 fue vendido al odiado rival. Para echarle más sal a la herida de los aficionados de los Spurs, Campbell fue fundamental para que los Gunners ganaran la Copa de Inglaterra el año de su llegada y la Premier League una temporada más tarde.

Los aficionados del Arsenal tienen un pequeña tradición llamada St. Totteringham Day, algo que molesta mucho a los fanáticos de los Spurs. Una vez que los Gunners aseguran matemáticamente que terminarán por encima del Tottenham en la tabla general, lo festejan de una gran manera. Aunque el concepto fue creado en el 2002, a partir del 2005 comenzó a crecer en aceptación y ahora se ha vuelto conocido en todo Inglaterra.

Los aficionados de los Spurs también celebran el St. Hotspur Day, cada 14 de abril. Ese día, pero de 1991, el Tottenham venció 3-1 al Arsenal en la semifinales de la FA Cup, y es considerado uno de los mejores momentos en la historia de los de White Hart Lane.

En los últimos años hemos tenido grandes momentos, como el instante en que Theo Walcott se burló de los aficionados del Tottenham a pesar de que tenía una lesión que lo dejaría fuera del Mundial de Brasil 2014. O en 1999 cuando el Arsenal terminó con 9 hombres en un de los clásicos más violentos que se recuerde. Sin olvidar el momento en que los entrenadores,  Arsene Wenger y Martin Jol casi se agarran a golpes en la banca.

Con el éxito reciente que han tenido estas dos instituciones en los últimos años, podemos esperar un gran partido el día de mañana y que se escriba un nuevo capítulo en esta rivalidad llena de historia y pasión.

Fotos: Getty Images

Pleca Instagram Sopitas Deportes