Arsene Wenger ha cumplido un año siendo cualquier cosa, menos el técnico del Arsenal, función que desempeño a lo largo de 22 años. Su lugar fue ocupado por Unai Emery, quien el 12 de agosto dirigió su primer juego al frente de los Gunners en la derrota frente al Manchester City.

Aquel día, el francés observó el juego a la distancia y confesó a la revista británica Four Four Two que “fue un poco extraño”, pues no sólo había dejado de dirigir al Arsenal después de 22 años, sino que era la primera temporada en 40 años sin dirigir a un equipo. “Cuando Arsenal jugó su primer partido sin mí, sentí extraño”.

“Mi mente está bastante bien entrenada. Puedo concentrarme en lo que quiero enfocar. Si trabajas durante 40 años en la dirección, no puedes decir que no lo extrañes, pero cuando lo echo de menos, me concentro en algo diferente en la vida”, indicó el francés, quien le dio un giro completo a su vida tras despedirse de la afición de los Gunners.

“Originalmente quería volver a arreglármelas de inmediato con un nuevo equipo. Luego pensé: ‘¿Me voy directamente a la acción otra vez?’  Una vez que entras allí, no hay nada más en tu vida. Así que pensé: ‘Tomemos al menos un poco de tiempo… dos meses, tres meses’. Ahora no tengo que levantarme de un almuerzo interesante, ya no tengo que irme porque tengo un compromiso. Descubrí esa libertad de tiempo, y es una buena sensación”, comentó.

Getty Images

¿Qué es de su vida ahora?

Wenger se fue del Arsenal, pero el Arsenal nunca se fue de él y asegura que vive una etapa como aficionado. “Soy feliz cuando ganan, pero no cuando no jugamos bien”.

En este último año se ha desempeñado como analista en juegos de la Premier League, aunque evita los juegos del Arsenal “porque todo lo que diría sobre el Arsenal podría interpretarse de cierta manera”, y cuando no se encuentra opinando o analizando partidos, procura leer, practicar otros deportes, viajar, hacer obras de caridad, conferencias sobre futbol, dirección técnica y también motivacionales.

Pero también ha invertido en una empresa de análisis y tecnología aplicada al rendimiento de futbolistas, un tema que le ha llamado la atención desde 1999, cuando decidió destinar una parte de su dinero en un proyecto para medir la distancia que recorre un futbolista durante un partido.

Getty Images

Ahora asegura que cuenta con un sistema más preciso y cómodo para el jugador. “He invertido en esta empresa porque creo que es el sistema más preciso que he visto y el menos incómodo. El sistema actual había puesto un equipo en el pecho, pero me tocó ver a muchos jugadores botar el equipo durante los juegos o el entrenamiento”.

Sin embargo negó que se encuentre jubilado, pues quiere volver al mundo del futbol, aunque no sabe exactamente cuándo ni en qué puesto. Volveré al futbol, ​​eso es seguro, pero en qué posición, no sé. Puede ser como entrenador o no. El apetito de dirigir sigue estando, él deseo también sigue ahí”.

http://instagram.com/sopitasdeportes