Se termina la temporada regular de la NFL y los Ravens se mantienen con vida de cara a los playoffs. Baltimore sacó un apretado triunfo por 22-10 sobre los Chargers en Los Angeles.

Lamar Jackson y los Ravens fueron una pesadilla por tierra durante toda la primera mitad. Sin embargo no fueron letales en zona roja. Justin Tucker falló dos goles de campo y la ventaja al medio tiempo, sólo era de tres puntos.

Al arranque de la segunda mitad, Baltimore perdió el ovoide en la primera jugada. Dixon hacía su primer acarreo del tercer cuarto, cuando soltó el balón y lo recuperó Melvin Ingram. El jugador de los Chargers colocó a su equipo en la yarda 18 de los Ravens.

Rivers y compañía no desperdiciaron el intercambio de balón. Melvin Gordon acarreó el ovoide en tres ocasiones. La última fue de una yarda para meterse a las diagonales y poner en ventaja a los locales.

Los Ravens respondieron de inmediato con un bombazo de Jackson a Mark Andrews de 68 yardas, para recuperar de inmediato la ventaja. Misma que aumentó Tucker con un gol de campo de 56 yardas.

La defensa de Baltimore fue clave para el triunfo. En la serie ofensiva en la que los Chargers pensaban remontar, provocaron un balón suelto. Tavon Young lo recuperó y lo regresó hasta las diagonales para hacer la anotación de la victoria.

La marca de 9-6 deja a los Ravens en la cima de su división. Si los Steelers no ganan su partido ante los New Orleans Saints, podrían quedar fuera de la postemporada.