El partido entre Patriots y Ravens no decepcionó, pues los de Baltimore pusieron fin al invicto de New England al ganar 37-20.

El primer cuarto fue completamente para los Ravens y con Lamar Jackson brillando en acarreos por tierra. La serie ofensiva de Baltimore iba a terminar en gol de campo pero un error de equipos especiales de los Patriots les dio otras cuatro oportunidad y el quarterback de los Cuervos finalizó con un acarreo de 3 yardas.

La defensa de los Ravens también estuvo brillante, pues forzaron un tres y fuera para Tom Brady en su primera serie ofensiva. El siguiente drive de Baltimore terminó con un gol de campo de Justin Tucker de 39 yardas.

Tras otro tres y fuera de los Patriots, los Ravens se adelantaron más en el marcador. Mark Ingram hizo un tremendo acarreo de 53 yardas y después, Gus Edwards también por tierra se metió a las diagonales, tras acarrear el ovoide 12 yardas.

La ofensiva de New England no tenía respuesta y por eso, fueron los equipos especiales los que le abrieron la puerta a Tom Brady. Jones midió mal un despeje y lo recuperó Bethel en la yarda 20 de los Ravens… la mejor posición de campo en el partido para los Patriots.

Brady no lo iba a desaprovechar y tras una serie ofensiva corta, encontró a Mohamed Sanu con un pase de 4 yardas para poner a los Patriots en el partido.

Las siguientes series ofensivas transcurrieron sin mayor peligro para ambos equipos pero fue otro error el que le daría más puntos a los Patriots. Un balón suelto de Mark Ingram que la defensa volvió a recuperar en la yarda 20, terminó en un gol de campo de Folk de 22 yardas. El pateador de New England convirtió otro de 19 yardas, antes de que finalizara la primera mitad.

Para el arranque del tercer cuarto, donde todos esperaban una remontada épica de los Patriots, la defensa de los Ravens dijo presente. Humphrey recuperó un balón suelto en su yarda 30 y lo regresó hasta las diagonales para poner 11 de ventaja.

La respuesta de los Patriots fue inmediata y en poco más de 4 minutos se pusieron a cuatro de empatar, luego de un acarreo de James White.

El juego terrestre fue la clave para los Ravens y Lamar Jackson para eso se pinta solito. El mariscal de campo le dio un baile a la defensa para correr 11 yardas y poner en zona roja a Baltimore.

Esa serie ofensiva finalizó con un pase de Jackson a Boyle de 5 yardas y pese a que Justin Tucker falló el punto extra, los locales ya lo ganaban por diez en el último cuarto.

La ‘puntilla’ para los Patriots la dio Earl Thomas. El ex de los Seahawks se quedó con un envío de Tom Brady y lo regresó 24 yardas, cuando New England parecía que se pondría a un gol de campo de empatar.

Esa intercepción terminó en las diagonales y con un tremendo acarreo de Lamar Jackson, de 1 yarda, los Ravens se pusieron 37-20.

Esta fue la primera derrota de los Patriots en la temporada, mientras que los Ravens se pusieron 6-2 en la campaña y aún es líder de su división.