Los últimos uniformes del Barcelona han dividido opiniones entre sus aficionados, pues la marca estadounidense que patrocina al club blaugrana ha tomado algunos riesgos con la finalidad de innovar y hacer versiones que no se parezcan a la clásica de franjas blaugranas.

Un ejemplo de ello es la versión actual, el cual es azul en su mayoría y sólo cuenta con “hilos” rojos, mientras que el de la próxima temporada será con cuadros al estilo de la Selección de Croacia. Ni qué decir con las segundas equipaciones, las cuales han sido de color amarillo, azul claro, rosa, vino etc.

Sin embargo,  de acuerdo con Mundo Deportivo, la directiva del club blaugrana le habría puesto un alto a la marca de la palomita con el diseño del segundo uniforme para la temporada 2020-21, para el cual se incluyó la cruz de Sant Jordi, la cual forma parte del símbolo del club (es la cruz roja que se encuentra en la esquina superior izquierda).

¿Qué hay de malo con ello?

La idea de incluir la dichosa cruz está muy bien, el problema es que la propuesta de Nike es un uniforme blanco. Entre la afición del Barcelona existe el dicho de no usar jamás cloro para evitar que la ropa se vuelve blanca, como la indumentaria del Real Madrid.

En 1992, la marca Kappa incluyó en el uniforme una franja blanca en la parte del hombro la manga, lo cual provocó un disgusto enorme entre la afición culé y desde ese entonces no se incluye ningún detalle blanco en los uniformes del Barça, salvo en algunas publicidades.