En la memoria de los aficionados y jugadores del Barcelona no será fácil borrar la eliminación en las Semifinales de la Champions League ante el Liverpool, sobre todo por la forma en la que se dio el cuarto gol.

Los jugadores del equipo catalán se relajaron demasiado cuando Alexander-Arnold colocó el balón en la zona del tiro de esquina y le fallaron a una de las reglas de oro del futbol formativo: Nunca le des la espalda al balón.

El jugador del Liverpool se percató de la imperdonable desatención de los blaugranas fluorescentes cuando estaba por ceder la ejecución a Shaqiri, así que volvió a la esquina y puso en movimiento el balón que finalmente mandó a las redes Divock Origi. Algunos elementos del Barcelona ni se enteraron de la jugada.

La jugada ha dado de qué hablar, tanto por la distracción de todos los jugadores del Barcelona en el área, como de la viveza de Trent Alexander-Arnold, de quien se ha creado una teoría sobre su vida diaria gracias a dos youtubers británicos, Jeremy Lynch y Billy Wingrove, quienes suelen presumir sus habilidades como freestylers en su canal.

Lynch y Wingrove decidieron llevar a lo cotidiano la jugada del futbolista del Liverpool ejecutando una acción cualquiera, como ir al baño, salir caminando con completa tranquilidad y después regresar corriendo para echarle agua.

Esto sin duda causará gracia a muchos aficionados al futbol, menos a los blaugranas que aún no pueden superar la amarga eliminación, como los elementos del equipo, que salvo Arturo Vidal, no han publicado nada en sus redes sociales desde aquel partido.

http://instagram.com/sopitasdeportes