Domingo maldito para dos de los quarterbacks más significativos de la NFL: Ben Roethlisberger y Drew Brees sufrieron sendas lesiones que los mantendrán alejados del terreno de juego, mucho más de lo que sus aficionados quisieran.

La primera alarma se encendió con la lesión de Drew Brees, quarterback de los New Orleans Saints quién salió lesionado en el primer cuarto del partido en el que enfrentaban a los Los Angeles Rams debido a un duro golpe que sufrió en el pulgar de su mano derecha.

Brees fue sometido a diversos estudios y esta mañana diversas fuentes confirmaron a Adam Schefter de ESPN que el futuro integrante del Salón de la Fama habría sufrido algún daño en los ligamentos de su mano, por ello que tendrá que ser operado y perderse las próximas seis semanas de la temporada regular.

Pero si el golpe anímico para los fans de la NFL y dueños de varios equipos de Fantasy no fuera suficiente, momentos después, se confirmó que Ben Roethlisberger, quarterback de los Pittsburgh Steelers, quedará fuera por ello resto de la temporada, tras requerir someterse a una operación para reparar el daño sufrido en el codo derecho, tras un movimiento que realizó al lanzar un pase en la derrota de los Steelers frente a Seattle.

La lesión de ‘Big Ben‘ parece sentenciar a los Steelers a una larga temporada de reconstrucción, pues la ausencia de Roethlisberger, se une a la salida de piezas clave a la ofensiva como Le’Veon Bell o Antonio Brown, por lo que será interesante ver si el head coach Tomlin logra sobrevivir al frente de los Steelers.

http://instagram.com/sopitasdeportes