Quien diga que e tenis femenil carece de nivel es porque no vio la final del US Open entre Serena Williams y la canadiense Bianca Andreescu, quien protagonizaron un auténtico partidazo y en el que la estadounidense vino de atrás cuando tenia el segundo set prácticamente perdido 5-1, sin embargo, realizó una remontada que quedará marcada para la historia.

La canadiense se llevó el primer set 6-3 y dejó contra las cuerdas a Serena para el segundo set, sin embargo la estadounidense regresó al juego y después de estar bajo la losa en el segundo set, logró empatarlo 5-5.

 

Para ese momento, el público se volcó por completo con Serena, la local, y el mundo se le vino encima a la canadiense. Sin embargo, el destino tenía escrito el título para Andreescu y éste llegó con los dos siguientes puntos para dejar el juego 7-5. Ahora, pese al sufrimiento y el drama de la reacción de Serena, puede presumir que los 19 años ha conquistado su primer US Open y su primer Grand Slam.

 

“Lo siento por el público que quería ver a Serena campeona, pero hice lo mejor que podía para bloquear el ruido y estoy orgullosa de cómo manejé la situación, explicó la joven de 19 años.

Hace un año, Bianca se encontraba entre las primeras 150 tenistas del ranking de WTA y a partir de este domingo será la quinta clasificada.

Getty Images

En tanto, Serena Williams cayó por segundo año consecutivo en el US Open. El año pasado Naomi Osaka le arrebató el título en un juego marcado por los reclamos a los árbitros, a quienes acusó de sexismo. Asimismo, suma cuatro finales perdidas de manera consecutiva en Grand Slams.

“Es muy difícil  ponerle palabras a esto, he trabajado mucho para este momento. Este año ha sido un sueño para mí, y ahora jugar contra una leyenda aquí es increíble. No fue nada fácil, trato de prepararme lo mejor, entrar a la cancha sin pensar contra quien juego, es fácil decirlo, pero en realidad no es así”, dijo la nueva campeona del US Open.

http://instagram.com/sopitasdeportes