La maldición de Cruz Azul se hizo presente en la Final de la Copa América y con ello Brasil venció a los fantasmas del Maracaná, pues un error de Yoshimar Yotún, el jugador de Cruz Azul, fue transformado por el local cuando Perú había empatado el juego y de esta manera, la Verdeamarelha conquistó su noveno título continental tras imponerse 3-1.

Sin embargo, Perú hizo sufrir a Brasil en los últimos 20 minutos, después de que los anfitriones se quedaran con 10 hombres por la expulsión de Gabriel Jesús por doble amarilla.

Brasil se adelantó relativamente temprano en el partido, gracias a un centro desde la derecha del mencionado Gabriel Jesús a segundo poste, donde apareció Everton para firmar el 1-0.

Los peruanos se dedicaron a darle calma al juego, priorizaron el objetivo de no recibir el segundo gol y esto fue como darle un somnífero para el partido y antes de finalizar el primer tiempo, el equipo de la franja roja encontró la oportunidad de oro para empatar, gracias a una mano de Thiago Silva dentro del área.

Paolo Guerrero ejecutó desde el manchón del área y lo hizo de manera perfecta y con ello terminó la racha del portero Alisson Becker, quien no ha había recibido goles en el torneo.

Sin embargo, la alegría le duró poco a Perú, ya que en la compensación Gabriel Jesús le devolvió la ventaja a Brasil después de una cruzazuleada de Yoshimar Yotún.

Firmino recuperó un balón cuando Yotún quería salir jugando, Arthur armó la jugada y cedió para Gabriel, quien encontró vía libre para marcar el 2-1.

El juego se puso bueno después de los 70 minutos tras la expulsión a Gabriel Jesús, quien se fue acusando al árbitro con señas de dinero, pasó a tirar el monitor del VAR y ya en las escaleras de camino a los vestidores rompió en llanto.

Getty Images

Getty Images

Perú tocó la puerta de la Verdeamarelha en varias ocasiones, tanto que terminó defendiendo con sus 10 elementos en propio campo ante el vendaval peruano, lo que le dio una buena dosis de drama al final del encuentro, sin embargo un penal polémico terminó con las esperanzas de Perú. El silbante marcó la pena máxima en un aparente choque hombro con hombro de Arthur y el silbante mantuvo su decisión pese a que revisó en el VAR y Richarlison se encargó de firmar el 3-1.