La aventura de Brian Fernández por la MLS terminó, una vez que la liga decidió expulsarlo por violar el reglamento de rehabilitación por sus problemas con las adicciones. El club Portland Timbers rescindió el contrato y ahora prepara una demanda contra el Necaxa.

El club mexicano transfirió al argentino al equipo de la MLS el año pasado a cambio de 11 millones de dólares pese a que el torneo mexicano seguía en curso. Sin embargo, el argentino dejó de jugar con el Portland previo al arranque de los playoffs por una presunta recaída.

El jugador ingresó por su propia voluntad en octubre al Programa contra Consumo de Sustancias y Calidad Conductual de la MLS, sin embargo habría cometido la citada violación de la cual no se dieron más detalles.

Timbers indicó que ahora preparar una demanda en contra del Necaxa para recuperar 10 millones, de acuerdo con El Universal, que asegura que la demanda pasará por tribunales antes de finalizar el 2019.

Antecedentes

Durante su paso por el futbol mexicano, Fernández era sometido semanalmente a pruebas antidoping, de acuerdo al propio futbolista, quien fue suspendido en Argentina por dar positivo en un control en 2015, cuando jugaba en Racing.

Tras aquella experiencia, Brian paso siete meses internado en Tijuana, México, y tras cumplir su sanción volvió a Racing, aunque no encontró sitio, por lo que tuvo que buscar acomodo en otros clubes.

Mexsport

“Me hacen controles todas las semanas. No me molesta, es más, me gusta demostrar que estoy bien”, dijo en una entrevista durante su etapa con Necaxa.

“No me siento un tonto pidiendo ayuda. Tenía miedo de cometer errores, por eso tomé esta decisión. Me estaba quedando sin fuerzas, necesitaba esto para no terminar mal”, comentó cuando ingresó en octubre al programa contra consumo.