Aún no llega noviembre y el frío ya se ha hecho sentir en la NFL, específicamente en Denver, donde cayó la primera nevada de la temporada. La cancha de los Broncos quedó totalmente cubierta de nieve y el duelo contra los Rams es el primero que se juega con una temperatura menor a los cero grados.

Los reportes de clima indicaron que cuando el partido contra la franquicia de California iniciara se registraría una temperatura de -3 grados centígrados, algo poco normal a estas alturas del año, pero que se espera sea común en noviembre en algunas partes de Estados Unidos.

Esto se convierte en un factor que beneficia al local, pues está acostumbrado a jugar con este tipo de condiciones a lo largo de la temporada, a diferencia de los equipos del Oeste de Estados Unidos, como los Rams, que suelen jugar con el calorcito de California.

De esta manera, Jared Goff, quarterback de los Rams, parte en desventaja respecto a Chad Kelly, mariscal de Denver, pues sólo ha jugado tres partidos en su carrera con temperaturas bajo cero, de los cuales ha perdido dos y ha ganado uno, de acuerdo a información de ESPN.