Octubre, sentimiento de pelota, y hoy brillan las estrellas y nacen las leyendas. Sé que se escucha muy mamón pero uno qué más le puede hacer, esto es verídico, y qué bonito es el béisbol. Hoy empieza la Serie Mundial, cosa más hermosa y preciosa, es en donde todos se dicen ser fanáticos de este deporte, muchos traicionan a su equipo y aparte salen fanáticos nuevos de los dos equipos que llegan a la Serie Mundial, eso sí se escucha todavía más mamón.

Al World Series llega Nacionales de Washington por primera vez en su historia y lo hacen con mucho valor y con récord de 93 ganados y 69 perdidos, ellos calladitos se vieron más bonitos, manejados por Dave Martínez que ya había quedado campeón una vez con Cubs como coach, ahora es su primera serie mundial como manager.

Foto: Getty Images / Dave Martinez

Los Nats como se les dicen en la Union Americana, nos acaban de enseñar que un comodín es mas fácil que se acomode en veces que un peladito con monedas, prendas de valor y flores pa las damas, ellos llegaron a la gran fiesta como Wild Card en juego contra Cerveceros, y cómo olvidar ese error en el jardín derecho, Milwakee en ese juego extrañó más la defensiva de Yelitch que la ofensiva.

Después le tornaron el corazón a Dodgers y en su casa, el MVP de esa serie es un exdodger llamado Howie Kendrick, veterano de 36 años ya paseado en grandes ligas. Este pelotero había tenido un chingo de errores en juegos de postemporada pero el destino le cambió en el 5º juego, se sacó las mil espinas y pegó grand slam para matar al Chávez Ravine, muchos fanáticos abuchearon feo al manager de los Dodgers, Dave Roberts, por volverla a cagar por tercera vez con esos cambios absurdos que no van pa’ ningún pinche lado, pero bueno… ese corrido ya se toca solo y me dolió en el pecho mío.

Nacionales siempre se ha considerado un equipo con muy buena rotación de pitcheo, pero no sé por qué siempre en la curva se le cae la fruta al chofer del camión, las manzanas, los limones, el ajonjolí y las tunas. Dios sabrá porque Dios es muy grande, puede ser porque ya no está Bryce Harper, uno de mis jugadores favoritos, pues pidió mas dinero para quedarse en Washington y en la oficina del equipo le dijeron que no, pero salió un valiente llamado Phillies y le pagó nomás 330 millones por 13 años, y pues al parecer es como si al globo de Nacionales le quitaran 330 millones de piedras y por fin pudo volar y llegar a donde está ahorita.

Foto: Getty Images

Hoy en la loma por Washington se sube Max Scherzer, el peladito de ojos curiosos así como los del David Bowie, uno borrado y otro mas borrado, este pitcher ya ganó 3 veces el premio CY Young, ha sido 7 veces All Star, esta temporada llega con un efectividad de 2.92 y 243 ponches, y en juegos de esta postemporada en 20 entradas sus números son de 1.80 y 27 ponches. Mad Max –como le dice la raza– no viene solo, trae a un lineup muy dinámico y de contacto, trae a Turner y Adam Eaton (que bárbaros, corren como liebres), luego Rendon, Soto y Zimmerman siempre la traen parada con un mosquero, pos’ qué le vamos hacer más que alegrar la cantina. Los Nacionales vienen con todo y sacar la sorpresa no es ningún disparate.

Y pues bueno, por la Liga Americana, Houston llegó a Serie Mundial con un récord de 107 ganados y 55 perdidos , la segunda vez en la década que llegan a Serie Mudial, el mismo cuadro y la misma gente, pero esta vez traen un pelado nuevo muy riatón que va llegando de piratas pa’ pichar con Astros: Gerrit Cole, quien en esta temporada tuvo una efectividad de 2.50 y 326 ponches. Este año es el líder de ponches, y en juego de postemporada trae una efectividad de 0.40 y 32 ponches.

Foto: Getty Images / Gerrit Cole

Hoy picha en Houston por los Astros y ahí te dejo la de cascabel chillando, él junto a Verlander son de las pocas parejas en una rotación con mas de 300 ponches cada uno, entonces jugarle a los Astros va estar cabrón, Altuve se la puso lejísimos al negro del Wasapp llamado Aroldis Chapman para matar a los Yankees y pasar a la Serie Mundial ya con eso llegan con la stamina hedionda y sin freno.

Foto: Getty Images / Aroldis Chapman

Hoy si los dos pitchers salen finos va ser una noche de ponche combinado, sabrá Dios cuántos sean pero el número puede ser muy alto.

Me llamo Pliego Villarreal y soy adicto al Beisbol.

Pliego – Kinky