La vida y el futbol a veces provocan decisiones forzadas y simplemente hay que aceptarlas. De pequeños la mayoría queríamos ser delanteros y anotar todos los goles, pero estos jugadores si no hubieran hecho ese cambio de posición, probablemente ni siquiera serían lo que son ahora.

Vincent Kompany

En sus inicios como futbolista profesional el belga jugaba como medio de contención. Así lo hizo en el Anderlecht y en el Hamburgo, pero después se retrasó y pasó a ser un lateral izquierdo bastante bueno.

Sin embargo, Kompany llegó al Manchester City en el 2008 y en 2010 se convirtió en defensa central. El entrenador Mark Hughes descubrió la habilidad del ahora capitán de los Citizens y logró que Vicent sea considerado uno de los mejores centrales del mundo.

vicent kompany anderlecht

Gareth Bale

Ahora con el Madrid está jugando como extremo y tiene una versatilidad para ocupar varias posiciones arriba. Empero, cuando comenzó era un lateral izquierdo en el Southampton a sus 16 años de edad y ya prometía ser un buen futbolista.

En 2007, cuando pasa al Tottenham su rol con el equipo comenzó a crecer y gradualmente a subir en la cancha más y más. Con los Spurs el Expreso de Cardiff descubrió su calidad ofensiva y llegó a jugar hasta de delantero punta, pero la posición de extremo es su especialidad.

bale-cropped_tgsyzfb4vkiz1o5523v9bbpqh

Bastian Schweinsteiger

Uno de los emblemas del futbol alemán en los últimos tiempos jugaba de medio ofensivo o de medio por derecha antes del 2009. Gracias a Louis Van Gaal, que simplemente vio la naturalidad de Schweinsteirger para llevar los hilos del equipo y su recuperación, se convirtió en mediocampista sin moverse del centro del campo.

Schweini se convirtió  en el mejor del mundo en su posición. Además, ayudó al Bayern Múnich a comenzar esta tremenda época que está viviendo. Los bávaros seguro agradecen al técnico holandés por haber hecho este cambio.

Schweinsteiger

Paul Scholes

La leyenda del Manchester United fue uno de los mejores centrocampistas de su época. Scholes era la piedra angular de los Red Devils durante su carrera. Empero, en 1997 no era así, el pelirrojo era delantero, aunque cueste creerlo.

Ese año pasó al centro de la cancha debido a una lesión del escocés Roy Keane y así, se transformó en el futbolista que conocemos ahora. El ícono de Old Trafford ganó 11 Premiers Leagues y dos Champions con el equipo de sus amores.

Scholes-kid

Robin van Persie

Feyenoord fue el club que le dio la oportunidad de debutar en primera división, pero lo hizo como extremo izquierdo. Era un joven con mucho futuro, tanto que el Arsenal lo compró en el 2004 por tan sólo cinco millones de euros.

Arsene Wenger le vio condiciones de delantero y vaya que tenía razón. Se convirtió en uno de los delanteros más letales de la última época con los Gunners y después con el United.

robin van persie

Franz Beckenbauer

El Kaiser revolucionó el futbol al momento de convertirse en líbero, lo que ahora es similar a un medio de contención. Sin embargo, antes de de la Copa del Mundo de 1966 Beckenbauer era mejor conocido como un mediocampista de ataque, algo parecido a un 10.

Probablemente uno de los mejores jugadores de la historia no hubiera llegado a su total potencial sin este cambio de posición.

Germany 74 Home Back Franz Beckenbauer, Holland