Catean sede de la Federación Alemana de Futbol por escándalo de corrupción

Agentes de Hacienda en Alemania registraron hoy las instalaciones de la Federación Alemana de Futbol (DFB) en lo que representa una parte de la investigación por presunta evasión fiscal por el pago de la cantidad de 6.7 millones de euros a la FIFA en 2006, antes de celebrarse el Mundial en dichas tierras.

Los agentes, incautaron documentos, computadoras y discos duros, también registraron la vivienda particular del presidente de la federación, Wolfgang Niersbach, y de su antecesor en el cargo, Theo Zwanziger.

La fiscalía de Frankfurt, ciudad en la que se encuentra la sede de la DFB, señaló en un comunicado que sus investigaciones se centran en estas dos personas y en otros responsables de la federación cuando Alemania organizó el Mundial.

Según su investigación, las sospechas caen en un pago de 6.7 millones de euros realizado en la primavera de 2005 a través del comité organizador del Mundial para la puesta en marcha de un programa cultural en el marco del campeonato.

Cuando estalló el escándalo sobre una presunta caja negra para comprar votos antes del Mundial, el presidente de la DFB explicó que en una reunión en Zúrich en enero de 2002 el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, ofreció a Franz Beckenbauer, presidente del comité organizador del Mundial, una subvención de 250 millones de francos suizos (170 millones de euros según el cambio de entonces).

La condición para recibirla era transferir previamente 10 millones de francos (6.7 millones de euros) a la Comisión de Finanzas de la FIFA.

Beckenbauer estuvo de acuerdo en asumir ese pago, aunque finalmente lo efectuó el entonces jefe de Adidas, Robert Louis-Dreyfus, fallecido en 2008.