Mexsport

¡Hay tiro! Chacón y los Brizio se agarran a tuitazos por el penal de Cruz Azul

El penal de Cruz Azul frente al Mazatlán FC, en el que Jonathan Rodríguez tocó el balón en dos ocasiones ha generado dos bandos entre los árbitros retirados que ahora fungen como especialistas, estamos hablando de que en una esquina tenemos a Francisco Chacón y del otro lado están los hermanos Brizio.

Chacón, aquel árbitro que dejó claro en un clásico que “todos me la pe…”, representa el bando de aquellos que piensan que el gol del penal debió ser anulado, mientras que los Brizio piensan que el jugador de Cruz Azul no cometió ninguna infracción, por lo tanto el silbante Óscar Macías actuó de manera correcta.

Así empezó la historia Brizio vs Chacón

Mientras que Chacón aseguró durante la transmisión de TV Azteca (en la que a Martinoli se le fue el gol de Giménez) que Macías se había equivocado gacho, Eduardo Brizio, analista de TUDN, aseguró en Twitter que nel, que el gol era válido porque el reglamento especifica que el movimiento del balón debe ser claro.

Arturo Brizio, el titular de la Comisión de Arbitraje, respaldó a su hermano y utilizó el mismo argumento en un video como miembro de la Federación Mexicana de Futbol.

Chacón se había tardado en responder, pero lo hizo y aseguró que los Brizio tratan de cubrir el error de Macías.

“Saludos a los hermanitos Brizio que están desgarrándose las vestiduras por defender lo indefendible, no han dormido pensando cómo justificar un error muy claro, ni sus propios árbitros están de acuerdo, tan simple que sería decir: ‘se equivocó’, así de fácil, no pasa nada”, publicó Chacón.

¿Qué dice la regla?

El reglamento de la FIFA, en la sección 14, dedicada a los penales (página 132) y el procedimiento, establece que “el balón estará en juego en el momento en el que se golpee y se desplace el balón con claridad”, aspecto que se presta a la interpretación, pues para los Brizio el esférico no se mueve con claridad.

En tanto, para los jugadores del Mazatlán y el bando de Chacón, hay un claro movimiento del esférico, tan es así que éste cobró un efecto extraño mientras se dirigía hacia la portería.