La primera parte de los Octavos de Final de la Champions League nos dejó un total de 18 goles, de los cuales 11 fueron visitantes; cuatro locales lograron ventaja para encarar la vuelta: Atlético de Madrid, Roma, Tottenham y Schalke, de los cuales sólo  en el caso de los españoles y británicos parece que tienen un pie en Cuartos de Final.

ADN Champions

Se dice que el Santiago Bernabéu pesa tanto que al propio Real Madrid le cuesta ganar ahí, así se explica la derrota ante el Girona en la liga española. Pero por más gacho que juegue en la Champions League, los triunfos le llegan a las manos, como le sucedió ante el Ajax y esto se debe a que por las venas del Madrid corre el ADN Champions, el cual lo ha conducido a tres títulos consecutivos y que no se descarte el cuarto.

Getty Images

¿Y los goles?

¿No les dio la impresión de que faltaron emociones en los ocho juegos de ida? Esto se debe principalmente a que no se marcaron goles en el primer tiempo de todos los partidos, a excepción del choque entre Schalke y Manchester City, que finalizó 2-1.

Getty Images

En el resto de encuentros, se firmó el 0-0 después de los primeros 45 minutos, en algunos mejoró la producción goleadora en el complemento y en otros de plano se cerró el arco en los 90 minutos, como el Liverpool-Bayern Munich y Lyon-Barcelona, pese a que los catalanes generaron 25 ocasiones.

Mexicanos en acción

Héctor Herrera y Jesús “Tecatito” Corona son los únicos sobrevivientes aztecas en la fase de eliminación directa de la Champions League, sin embargo, sólo el “Guapo” tuvo actividad, ya que “Tecatito” fue suspendido por forzar una tarjeta en la fase de grupos para llegar limpio a los Octavos.

Herrera disputó los 90 minutos ante la Roma y fue amonestado en la derrota en la cancha de los italianos 2-1. Para el juego de Vuelta, Tecatito ya podrá estar en la cancha.

Getty Images

Un Red despistado

Liverpool y Bayern Munich se enfrentaron en Anfield, donde se dieron cita más de 54 mil aficionados, menos Paul, un seguidor del equipo inglés que pensó que el juego de Ida sería en Munich, así que viajó de Inglaterra a Alemania, donde se enteró que los planes le habían salido un poco mal, así que tuvo que ver el partido desde un bar.

Malentendido entre Klopp y Kovac

En el mismo juego, Jurgen Klopp, técnico de los Reds, buscó a su homólogo del Bayern Munich, Niko Kovac, para darle la mano al final del partido, sin embargo, el timonel del Bayern lo evadió.

Estábamos en suelo inglés, donde lo habitual es que los entrenadores se den la mano nada más acabar el encuentro. En cambio en Alemania se hace con los jugadores en primer lugar”, se excusó Kovac.

Getty Images

https://instagram.com/sopitasdeportes