La presión crece sobre Luis Fernando Tena, quien no ha hecho gran cosa de las Chivalácticas y después de seis jornadas, lo del Rebaño ya es crisis, pues ya cayeron hasta con Cruz Azul en el Estadio Akron.

Los rojiblancos sólo suman un triunfo en seis fechas, por lo que se viene una lluvia de críticas sobre Tena, aunque el “Flaco” no tiene la culpa de la displicencia con la que marcan sus zagueros ni de los pases de rutina fallados y mucho menos del osote de Uriel Antuna en los últimos minutos.

Cruz Azul es la otra cara de la moneda, pues no sólo hay calma en La Noria, sino que crecen las ilusiones, pues ya son cuatro jornadas sin conocer la derrota, pero además hay tranquilidad para el abucheado José de Jesús Corona, quien sacó al menos un par de balones que ya se cantaban como goles.

No pasaron ni 10 minutos cuando cayó el primer gol, obra del uruguayo Jonathan Rodríguez, quien puso en evidencia el exceso de paciencia y displicencia de la defensa de las Chivas, pues la jugada se realizó lenta y sin que ningún rojiblanco se atreviera a incomodar al “Cabecita”.

Después del gol, las Chiva-lácticas comenzaron a presionar, se apropiaron del balón y llevaron el balón cada vez más al arco de José de Jesús Corona, hasta que Uriel Antuna fue derribado en el área, por lo que el Rebaño encontró el empate con el penal que fue bien ejecutado por Alexis Vega.

Llegó un punto en el que se esperaba más el segundo gol del Rebaño que el de Cruz Azul, pero los cementeros volvieron a colocarse al frente del marcador en un tiro libre cobrado por Adrián Aldrete, uno de los zurdos tal vez menos valorados en el futbol mexicano.

El lateral superó la barrera y colocó el balón cerca del poste, lo que hizo imposible la atajada de Toño Rodríguez a cuatro minutos del descanso a cuatro minutos del descanso.

Las Chivas arrancaron recio en el segundo tiempo y Uriel Antuna puso empatar el partido en la primera jugada del complemento, pero el “Brujo”, estrelló su potente disparo en el guante izquierdo de Chuy Corona.

José Juan Macías y el “Chicote” Calderón también tocaron puerta y también se toparon con Corona, quien fue exigido en gran parte por la apuesta táctica de Siboldi, quien optó por echar el camión atrás.

En los últimos cinco minutos, Antuna tuvo un par de ocasiones. La más clara en un mano a mano con Corona, a quien le regaló el balón cuando quiso techarlo. La otra fue un cabezazo bueno, pero Chuy Corona se lució con una espectacular atajada.