El mexicano Hirving Lozano es tan crack que no necesita jugar para provocar grandes emociones en la tribuna. El PSV disputó y ganó sin problema su partido de la Copa frente al Excelsior Maassluis al imponerse 4-0 con Erick Gutiérrez como titular.

Lozano fue convocado a este partido, sin embargo no fue necesario colocar al mexicano en el terreno de juego y observó los 90 minutos desde la banca.

Excelsior Maassluis es un equipo de la Segunda División de Holanda y su estadio cuenta con capacidad para sólo cinco mil espectadores, un poquito más grande que el estadio Roberto Tapatío Méndez, de Ciudad Universitaria de la Ciudad de México, y lució hasta el copete ante la visita del PSV y sus jugadores, que no siempre van a este inmueble.

Al finalizar el partido y certificarse la eliminación del Maassluis, a varios aficionados menores de edad se les permitió saltar al terreno de juego, donde pudieron convivir con los jugadores del equipo rojiblanco y entre los elementos más perseguidos fue el Chucky.

El mexicano fue rodeado por varios niños, quienes le pidieron fotos y autógrafos, pero sólo uno de los pequeños aficionados fue el afortunado de obtener la playera del mexicano.

El niño regresó a la tribuna, donde presumió su regalo y éste fue festejado como si se tratara de un trofeo para la afición del Maassluis.