Once meses después de haber pisado la cárcel en Brooklyn tras atacar el camión en el que se trasladaba el peleador Khabib Nurmagomedov, Conor McGregor ha vuelto a ser arrestado en los Estados Unidos, en esta ocasión acusado de robo.

De acuerdo a un reporte policial publicado por el Miami Herald, Conor McGregor estaba saliendo de una discoteca llamada LIV al filo de las 5 de la mañana de este lunes, cuando un fan se acercó a pedirle una foto. A cambio, el peleador le arrebató su teléfono, lo azotó contra el suelo y lo pisoteó en repetidas ocasiones, antes de recoger los restos del dispositivo y llevárselos consigo.

¿El fan? No se iba a quedar así como así, por lo que llamó a la policia para denunciar los hechos, y tras verificar las imágenes obtenidas de una cámara de videovigilancia, rastreó peleador para arrestarlo.

McGregor se encuentra en Miami preparando su regreso a la UFC y si somos honestos podemos decir que se salvó, por un pelito, de pasar un buen tiempo en la cárcel, pues apenas hace unos días, cumplió con su condena de libertad condicional, a la que fue sentenciado en Brooklyn, en donde además tuvo que realizar trabajo comunitario y asistir a tratamiento para controlar la ira, un tratamiento que como vemos, ha dado buenos resultados.

Ora si que como diría un sabio pensador mexicano:  TRANQUILOVSKY mi McGregor.