El futbol y el dinero van de la mano y durante los mercados de fichajes desfilan millones de dólares por todo el mundo por conceptos de traspasos, préstamos, además de salarios.

Cada semestre es común escuchar nuevos récords en cuanto a la cantidad dentro de los acuerdos. Hace más de 10 años Cristiano Ronaldo se convirtió en el jugador más caro de la historia después de que el Real Madrid pagara 96 millones de euros al Manchester United.

Desde entonces los movimientos que más ruido han hecho han sido los de Gareth Bale, al mismo Madrid por 101 millones de euros. Barcelona pagó por Neymar una cifra similar para que después el PSG pagara 220 millones por su cláusula.

Para Cristiano Ronaldo, ahora es más común que cualquier jugador alcance los 100 millones de euros, pese a que no cuente con un palmarés tan nutrido.

Getty Images

“Es difícil hacer cálculos en el futbol actual. Se apuesta mucho por el potencial y la industria del fútbol es diferente. Dejando al margen el caso de Joao Félix, cualquier jugador vale 100 millones, incluso sin haber demostrado nada”, comentó el jugador de la Juventus.

Hasta hace unos, fichar a un portero o un defensa era una ganga. Barcelona pagó 12 millones por Ter Stegen en 2014 y en 2018 Chelsea superó el récord para cualquier portero al firmar a Kepa Arrizabalaga por 96 millones de euros, mientras que Manchester United pagó este año 87 millones por el defensa Harry Maguire.

“Hay más dinero en el futbol. Un central y un portero pueden valer 70 u 80 millones. No estoy de acuerdo, pero éste es el mundo en el que vivimos y hay que respetarlo”, comentó Cristiano.

El lusitano dejó al Real Madrid hace un año y a pesar de ser el jugador con más goles en la historia de la Champions League, cinco Balones de Oro y cinco títulos de Champions, entre otros, la Juventus sólo pagó por él 105 millones, una cifra que se queda por debajo de los 160 millones que pagó en su momento el Barcelona por Philiphe Coutinho.

http://instagram.com/sopitasdeportes