Por: @LUISRICARDOHR

La lluvia que caía sobre la grama estaba a punto de limpiar una maldición de 16 años. Faltaban menos de dos minutos para el final del tiempo regular y el rival necesitaba dos goles para enviar el juego tiempo extra. De pronto ¡Pum, gol de Aquivaldo! y los corazones celestes se paralizaron, pero bueno no importa aún falta uno, venga Cruz Azul ya están a nada.

Tiro de esquina, el portero rival en el área. El balón viaja a media altura, es un pésimo servicio, parece imposible que sea peligroso. De igual forma Moisés Muñoz se lanza y de palomita remata el balón, la bola iba hacia afuera o quizás a las manos de Jesús Corona pero Alejandro Castro desvía el balón. La bola se incrusta en las redes, el portero del América ha empatado el marcador en el último minuto. Aún queda el tiempo extra pero el Cruz Azul ya está derrotado. Ese breve pasaje que se acaba de describir resume los últimos 19 años de la Máquina. Sin embargo y por contradictorio que suene de alguna forma el que es hasta ahora el capítulo más triste en la historia del Cruz Azul es 10 veces más alentador que la realidad actual del conjunto celeste.

¿Se acuerdan de la situación más embarazosa de su vida? pues lo que sea que les haya pasado no da tanta pena como la Máquina. Anoche el Cruz Azul perdió frente al Veracruz, y digo “el Cruz Azul perdió”, porque fueron ellos los responsables de la derrota. Es verdad que el Tiburón metió un par de golazos pero al Chaco Giménez las piernas ya no le dan y los demás jugadores muestran una displicencia tan grande como la decepción que sienten los aficionados cementeros en este momento. Si había un equipo sumido en una crisis más profunda que la Celeste ese era el Veracruz, pero el Cruz Azul es un tanque de oxígeno, un escaloncito… un levantamuertos.

Lo de Paco Jémez en el Azul ha sido ridículo, la forma de juego es algo subjetivo pero los números destruyen cualquier cosa positiva que se quiera decir sobre el técnico español. Ni debería de mencionar sus cifras pues TODOS SABEMOS LO MALAS QUE SON, pero en un mero ejercicio periodístico los comentamos otra vez. Desde que Jémez llegó al Azul, la Máquina, un supuesto equipo grande ha ganado dos partidos de liga en nueve disputados… DOS PARTIDOS. DOS.

Pónganse unos patines con aspas e intenten caminar sobre una superficie de azulejo recién trapeada, grábense y listo. Ya tienen una imitación perfecta de Julián Velázquez y Enzo Rocco con Cruz Azul.  Ahora aprendan a defender y logren ser zagueros centrales más o menos cumplidores, unifórmense y siéntense en una banca a ver el vídeo que acaba de grabar y listo ya son el Cata Domínguez o el Maza Rodríguez. Así las decisiones en La Noria.

MEXSPORT

Hace unos años el Cruz Azul daba risa por su mala suerte. Hoy da pena por su mal futbol y malos resultados. En descargo de Jémez hay que decir que el español es una víctima del sistema. No bastaba más que con googlear su nombre para darse cuenta que jamás había dirigido un equipo importante. Lo corrieron del Granada… DEL GRANADA, descendió con el Rayo Vallecano y si vieron algún partido de aquel equipo se habrán dado cuenta de lo mal que defendía. A Jémez le incomoda la presión y sólo basta con ver sus conferencias de prensa, pero algo le hizo creer a la Máquina que el español sería el estratega ideal.

La culpa no es de Jémez pues realmente ha hecho lo que hacia en sus otros equipos y se supone que el Cruz Azul lo contrató basándose en su trabajo en España… se supone, además cuando el entrenador dice que “creemos que el Cruz Azul es más de lo que es” está difícil que las cosas funcionen. Jémez no tiene la culpa de que Cauteruccio falle, pero sí tiene la culpa de haber aceptado un reto que a todas luces le quedaba grande. Si los resultados siguen siendo tan desastrosos toda la directiva del Cruz Azul debería de irse.

MEXSPORT

Se dice que las decisiones en a Noria las toma el promotor Carlos Hurtado , pero es un rumor, lo cierto es que la Máquina ha probado de todo en los últimos años pero nunca les sale, el único factor común en cada fracaso del equipo ha sido Billy Álvarez , es obvio que es lo que le hace daño al equipo pero no parece que eso nunca vaya a cambiar a menos que pase algo realmente grave, por eso:

Ojalá que descienda el Cruz Azul porque así al menos se dejará de medias tintas, ojalá que descienda porque se lo merece, ojalá que descienda para que los niños no vean un equipo tan pecho frío en la Liga MX, ojalá que descienda para que corran a todos los que realmente no tienen ganas de triunfar , ojalá que descienda para que los venda Billy Álvarez, pero sobretodo ojalá que descienda para que aprenda la lección y regrese con todo porque el futbol mexicano necesita un Cruz Azul en buena forma.

Pleca Instagram Sopitas Deportes