No es que tengamos algo en contra del primer equipo con boleto a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, es que realmente estos Cachorros están bien salados. Para muestra nos bastan solo algunos botones.

Con la llegada del siglo XX, los Chicago White Stockings pasaron a ser los hoy conocidos como Chicago Cubs. Durante el periodo de 1906 a 1945 los Cachorros llegaron a la Serie Mundial en 10 ocasiones, y aunque sólo la ganaron dos veces, fue en años consecutivos (1907 y 1908). A pesar de que el equipo se mantenía en constante pelea por el máximo gallardete de las grandes ligas, hubo un fenómeno que cambió para siempre la historia de la novena azul.

Era 6 de octubre de 1945. Los Cachorros tenían ventaja de dos juegos a uno en la Serie Mundial que jugaban contra los Tigres de Detroit. De pronto que se acerca un caballero (como diría Alejandro Fernandez) a las puertas del Wrigley Field, casa de los Cachorros, pero no venía solo. Resulta que el caballero antes mencionado era William Sianis, dueño de Billy’s Goat, un bar ubicado a pocas calles del estadio, quien iba acompañado de Murphy, la cabra que, según Sianis, era un amuleto de buena suerte aparte de ser la publicidad del bar.

Ambos tenían boleto para ingresar al estadio (sí, la cabra también tenía boleto), pero el guardia le negó el acceso a la cabra. Sianis ante esto pidió hablar con Phillip K. Wrigley, dueño del equipo, quien también le negó el acceso a la cabra. “¿Por qué la cabra no puede entrar?” preguntó Sianis, a lo que Wrigley respondió tajantemente: “¡Porque apesta!”. Con tal respuesta, el dueño de Murphy dijo las palabras que para muchos aficionados, han marcado el rumbo del equipo los últimos 70 años: “Los Cubs no ganarán nunca más. Los Cubs nunca ganarán la Serie Mundial hasta que no le permitan a la cabra ingresar a Wrigley Field.”

cabra cubs maldicion

A pesar de que muchos le atribuyen a la cabra la mala suerte del equipo, también han existido otras sub maldiciones que los han dejado fuera de la pelea por el máximo gallardete de la gran carpa, tal es el caso del gato negro en la temporada de 1969.

Fue el 9 de septiembre de 1969 cuando los Cubs visitaban el Shea Stadium, casa de los Mets de Nueva York y escenario de uno de los más grandes conciertos de los Beatles. En el standing de esa temporada Cubs y Mets estuvieron en constante pelea por el primer lugar, tanto que el día de ese juego, los de Chicago superaban por apenas juego y medio a los metropolitanos. Sin saber de dónde, apareció un gato negro enfrente de la banca de los Cachorros. Chicago perdió el juego de ese día y de ahí en adelante la campaña fue desastrosa, mientras que para los de la Gran Manzana fue todo lo contrario ya que en el juego del día siguiente al incidente, desplazaron a los Cachorros del primer lugar y se mantuvieron ahí hasta llegar a la Serie Mundial para posteriormente ganarla.

gato negro cubs maldicion

¿Más sal? En la temporada del 2003 los Cubs llegaron a la serie de campeonato después de dejar en el camino a los Braves de Atlanta. Chicago se midió ante los Marlins de Florida y al llegar al juego seis tenía ventaja en la serie de tres juegos a dos, por lo que sólo necesitaban ganar un juego más para ir a la Serie Mundial. Chicago ganaba el juego por pizarra de 3 – 0 al llegar la octava entrada y en el centro del diamante Mark Prior estaba a nada de ganar el juego por blanqueada. Todo apuntaba a que los Cubs iban a ganar el juego pues ya habían conseguido 22 de 27 outs, pero como lo dijo Yogi Berra: “El juego no se acaba hasta que se termina”. A sólo cinco outs de regresar a una serie mundial, sucedió lo peor.

Luis Castillo pegó un batazo que se dirigía hacia el jardín izquierdo, Moises Alou sobre la barda saltó y estaba a punto de quedarse con la pelota, pero las manos de un tal Steve Bartman impidieron que la de 108 costuras cayera en el guante del jugador. Después de eso, Florida anotó ocho carreras y ganó el juego 8 – 3 y así forzaban a jugar un decisivo partido 7.

Los Marlins ganaron el juego 7 por pizarra de 9 – 6 y dejaron fuera a los Cachorros y posteriormente ganaron la Serie Mundial, pero el 14 de octubre de 2003 quedó en la memoria de todos los aficionados de los Cubs.

No cabe duda que los de Chicago tendrán que hacer algo más que encomendarse a San Marty McFly si quieren regresar a un lugar que desde hace tiempo se les tiene negado.

Irving Rebollar / @irvingrf / @sopitasdeportes