Si bien los Lakers habían arrancado la temporada despertando algunas dudas, comenzaron a ilusionar a sus aficionados después de poner en aprietos y ganarle a Golden State en sus dos primeros juegos de la temporada, incluido el choque en Navidad, en el que LeBron James se lesionó de la ingle.

Para ese entonces, el equipo angelino se perfilaba para ser un equipo temible e interesante de cara a los playoffs, sin embargo todos ya sabemos cómo está terminando la historia.

Los Lakers perdieron la hegemonía sobre Golden State en el tercer choque de la temporada, justo cuando la crisis de los angelinos se afianzaba y para el cuarto y último choque entre estas franquicias en temporada regular, los Lakers fueron humillados por Steph Curry.

Getty Images

Golden State propinó la derrota número 44 de la temporada para los Lakers al imponerse 108-90 en un partido controlado desde el inicio, sin embargo, el juego quedó marcado por una de las asistencias más espectaculares de Curry apenas en el primer cuarto.

Cuando quedaban poco más de cuatro minutos en el reloj, Warriors ya ganaba 25-8. La posesión era de los Lakers con McGee, quien no encontró aro en el rebote fue desarmado por Curry, quien al recuperar el balón se sacó de la manga un pase por detrás de la espalda tan largo y tan preciso para Kevin Durant, quien clavo la bola.

 

 

Los Warriors se mantienen al frente de la Conferencia del Oeste con un récord de 54-24, mientras que los Lakers, que decidieron darle descanso a LeBron James para lo que resta de la temporada, son undécimos con 35-44 y por sexta campaña consecutiva estarán fuera de los Playoffs.

http://instagram.com/sopitasdeportes