La temporada 2016-2017 de la NBA ha tenido un arranque espectacular. Los aficionados en México deben estar muy contentos porque Los Ángeles Lakers han sido una grata revelación. Después de once partidos tienen un récord de 6-5. Los Cavaliers van con todo en busca de su bicampeonato y tienen la mejor marca de la liga. Por su parte, los Golden State Warriors

todavía no logran explotar, pero poco a poco nos han enseñado lo que podrían lograr con Kevin Durant, Stephen Curry, Draymond Green y Klay Thompson.

DeRozan ha sido un gran jugador

Pero la mejor historia de la NBA hasta el momento, es la mágica temporada que ha tenido DeMar DeRozan. El jugador de los Toronto Raptors promedia 34 puntos por partido. Ningún jugador había iniciado una campaña con tan buenos números desde 1986, cuando Michael Jordan lo hizo.

En los primeros cinco encuentros que disputó, superó los 30 puntos en todos (40,32,33,40,34), para el sexto encuentro, parecía que la magia había llegado a su fin y tuvo un pésimo partido contra Sacramento, donde consiguió 23 puntos, pero se fue 7 de 20 en tiros de campo y 1 de 2 detrás de la línea de tres.

Sabía que necesitaba tener un excelente juego contra el Thunder si quería mantener ese promedio de puntos. DeRozan no decepcionó y el clavó 37 al Thunder, jugando en Oklahoma. En los dos encuentros más recientes ha logrado 33 y 34 unidades. Sus grandes actuaciones han ayudado a que los Raptors estén 7-2 en lo que llevamos de la temporada.

Pero ¿en qué momento DeRozan se convirtió en este jugador? Es cierto que sus números van a bajar, es casi imposible que pueda mantener este ritmo toda la campaña, sin embargo, se puede ver a un jugador diferente, mucho más confiado y que entiende cuales son las fortalezas en su juego.

Año con año sus números han ido mejorando. Su tiro cada vez luce mejor, pero una de las razones que ha sido histórico este inicio de campaña es que ha perdido el miedo a atacar la pintura. Contando sus tiros de tres, hasta el momento ha encestado el 52.9 por ciento. DeRozan no es ningún experto tirando de larga distancia y este año va 3-14, pero ha dejado de forzar disparos innecesarios.

Participó en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, donde la selección de los Estados Unidos ganó la medalla de oro. Además, ha sido seleccionado al Juego de las Estrellas en dos ocasiones (2014,2016). Ya no es ningún chamaco, tiene 27 años y está será su octava temporada dentro de la NBA. Pero estamos en presencia de un elemento que se puede convertir en una de las siguientes figuras.

El año pasado lideró a los Toronto Raptors a la Final de la Conferencia Este, donde perdieron contra los Cleveland Cavaliers, pero se pudo ver que la quinteta de Canadá tiene el talento para dar pelea y si DeRozan se mantiene jugando a este nivel, ¿por qué no pensar que pueden sorprender a los Cavs?

Fotos: Getty Images

Pleca Instagram Sopitas Deportes