El futbol femenil sigue dando pasos, aunque a diferentes ritmos en distintas latitudes. En Australia ya se consiguió la igualdad salarial y España y Estados Unidos se perfilan para un logro similar en los próximos meses o años.

En México, las jugadoras comienzan a ser patrocinadas, mientras que en Argentina comenzó la primera temporada profesional en el mes de septiembre. La igualdad de salarios en México o en Argentina es un camino que parece largo, pues antes se combaten otros aspectos, como el trato de los embarazos.

Tras hacerse oficial el profesionalismo femenil en Argentina, quedaron algunos vacíos en la reglamentación, de modo que el embarazo era considerado como una lesión, pues no podía continuar con la actividad deportiva y el equipo sufría una baja en su plantel. 

Getty Images

Sin embargo, el futbol femenil de Argentina resolvió este aspecto tras una serie de reformas a su reglamento, de modo que cualquier jugadora embarazada podrá conservar su contrato y salario íntegro.

La futbolista conservará su empleo y el club continuará abonándole la misma suma equivalente a la remuneración pactada, hasta la fecha del certificado médico que habilite el reinicio de la actividad”, indicó la Asociación de Futbol Argentino (AFA).

Si una futbolista termina contrato y el mercado de fichajes se encuentra cerrado, se le otorgará un plazo extraordinario de 20 días para negociar como agente libre.

Sin embargo, para tener acceso a estos derechos primero se debe firmar una declaratoria de no embarazo para poder jugar. En caso de estar embarazada, una futbolista no puede participar en entrenamientos ni en partidos, ya sean oficiales o amistosos y en caso de no notificar, la jugadora será responsable de las consecuencias que puedan suceder en el terreno de juego.

Getty images

También se puso orden en el caso de los despidos injustificados, en los cuales los clubes están obligados a dar la indemnización especial, vacaciones no gozadas e indemnización por antigüedad por omisión de preaviso.