Getty Images

Equipos a los que daban por muertos y salieron de la tumba para ganar un título

Los creían muertos y vinieron el inframundo para dar la sorpresa al levantarse de la tumba y apuntarse una estrella en su historia cuando todos los daban por muertos. Como parte de las ceremonias por el Día de Muertos, aquí tenemos algunos casos de equipos que regresaron del más allá.

Escuadras como Cruz Azul, los Golden State Warrios y Bayern Munich

, no sólo se llevaron el susto de ver cómo despertaba el muerto, sino que se quedaron con las manos vacías.

Manchester United regresó de la tumba (1999)

Los Red Devils estaban en la lona en la Final de la Champions League que se jugaba en el Camp Nou de Barcelona, pues el Bayern Munich ganaba 1-0 cuando ya se jugaba el tiempo agregado.

Sin embargo, los goles de Teddy Sheringham y Ole Gunnar Solskjaer revivieron a los Red Devils de Alex Ferguson en un abrir y cerrar de ojos en un partido que está marcado entre los más dramáticos por la forma en la que se definió.

Liverpool y el milagro de Estambul (2005)

¿Recuerdan el milagro de Estambul? Milán ganaba la Final de la Champions del 2005 por 3-0 al medio tiempo, por lo que se pensaba que el partido terminaría en una goleada a favor de los rossoneros, sin embargo sucedió lo inesperado.

Liverpool salió con todo al segundo tiempo y al minuto 60 ya tenía empatado el encuentro 3-3, por lo que fueron necesarios los tiempos extra y penales, en los cuales los Reds se impusieron y conquistaron la Orejona.

New York Giants estaban muertos (2008)

Nadie le daba vida a los Giants en el Super Bowl del 2007, pues enfrentaban a Tom Brady y a los New England Patriots, que sólo necesitaban la cereza en el pastel para firmar una temporada perfecta.

Sin embargo, quedará marcada para la historia el escape de Eli Manning y la atrapada imposible de David Tyree a poco más de un minuto para el final del partido y con el marcador 10-14, el cual se convirtió después en un 17-14 a favor de los Giants.

Toluca salió del infierno (2010)

Era el Santos dirigido por Rubén Omar Romano, que había empatado el global de la Final en el Nemesio Díez, donde el campeón se definió en tanda de penales. Oswaldo Sánchez detuvo los tres primeros lanzamientos de los escarlatas y el Diablo estaba muerto.

Sin embargo, los laguneros aún no pueden el resto de la definición, pues erraron hasta en la muerte súbita, por lo que el Toluca del ‘Chepo’ de la Torre se coronó. Cuenta la leyenda que Romano estaba devastado y Carlos Adrián Morales, el actual timonel de Toluca, pero jugador de Santos en ese momento, no paró de llorar hasta llegar a Torreón.

América y la madre de las cruzazuleadas (2013)

De la Máquina tenemos un montón de capítulos, pero el más increíble es el de la final del 2013, cuando la afición celeste ya cantaba el campeonato en el tiempo agregado, cuando ganaba 2-1 en el global y de pronto los cánticos se perdieron entre los gritos de alarido de los azulcremas tras el gol del portero azulcrema, Moisés Muñoz y entonces el equipo al que se le daba por muerto, resurgió.

El partido se fue a tiempos extra y después de a penales y ya sabemos todos el final de la historia. Por cierto, América jugó casi todo el partido con un hombre menos por la expulsión de Jesús Molina, por lo que este capítulo es considerado como la madre de todas las cruzazuleadas.

Real Madrid estaba muerto (2014)

“Estábamos muertos, pero mentira, el Real Madrid, insisto, no se rinde nunca, jamás presenta bandera blanca”, decía uno de los narradores españoles que apoyaba al Real Madrid en la Final de la Champions contra el Atlético de Madrid en el 2014.

Los colchoneros ganaban el partido en el tiempo agregado y se disputaba la última jugada del segundo lapso en un tiro de esquina a favor de los merengues cuando apareció Sergio Ramos y empató el partido.

No fueron necesarios los penales, ya que los blancos sentenciaron en los tiempos extra con una goleada.

La remontada de los Cleveland Cavaliers (2016)

Nunca en la historia de la NBA un equipo había remontado en las finales cuando había perdido tres de los primeros cuatro primeros juegos de la serie, por lo que todo el mundo daba por muerto a los Cavaliers de LeBron James ante los Golden State Warriors, que además iban por el récord de las 73 victorias.

Fue entonces cuando emergió la figura de LeBron, escoltado por Kyrie Irving y los Cavs alargaron la serie al sexto juego, después lo empataron y al final se llevaron el campeonato en el séptimo juego, en la cara de Steph Curry y Klay Thompson y frente a su afición.