Después de la derrota del Barcelona en la segunda semifinal de la Supercopa de España contra el Atlético de Madrid, las críticas, frustraciones, enojos y memes se dirigieron con fuerza a Ernesto Valverde, el técnico de los catalanes.

La afición del Barça vuelve a pedir la salida del estratega, como sucedió tras la dolorosa remontada del Liverpool en la pasada Champions League, sin embargo, los deseos de los culés no serán escuchados por la directiva del Barcelona, que por ahora no se plantea la salida del timonel.

“¿Echar a Valverde? De eso no hay nada. Cuando has jugado al fútbol sabe que estas cosas pueden pasar sobre todo con equipos fuertes, todo puede girar muy rápido, lo que crees que está ganado lo puedes perder”, indicó Guillermo Amor, director de relaciones institucionales del Barça.

Getty Images

En la conferencia de prensa posterior al partido, el timonel fue cuestionado sobre su futuro, sin embargo, Valverde se dijo consciente de la inestabilidad de su puesto, en el Barcelona y en cualquier otro equipo, y mientras no tenga una llamada de la directiva, se dedicará en el siguiente compromiso del Barça.

“Los entrenadores vivimos de los resultados y cuando no llegan no hay estabilidad. No es algo que podamos controlar, yo me dedico a lo mío”, comentó el estratega que termina contrato al final de la actual campaña, aunque el acuerdo tiene opción a uno más.

Getty Images

Desde antes que comenzara el partido, Valverde se encontró con un clima hostil en Arabia, pues fue pitado por la afición al momento en que su rostro apareció en las pantallas del estadio.

Ahora, los catalanes regresarán a España, donde esperarán el domingo 19 de enero para volver a las canchas y encarar al Granada en busca de su primer triunfo en el 2020. El estratega dará tres días de descanso a sus jugadores antes de volver a los entrenamientos, para tratar de olvidar el fracaso.