En sólo una semana, la cancha del Estadio Azteca deberá lucir en óptimas condiciones para el arranque de la Liguilla, a la que clasificaron los dos equipos que juegan en él: América y Cruz Azul.

La cacha del coloso de Santa Úrsula se perdió el juego de temporada regular de la NFL entre Chiefs y Rams el pasado 19 de noviembre debido a las pésimas condiciones del césped híbrido, el cual ya había dado muestras de su mal estado durante partidos de la Liga MX.

Mediante un comunicado publicado en la cuenta oficial del Estadio Azteca, la administración de éste, explicó que la cancha ha sido sometida a un proceso completo de renovación del césped y ya que nos perdimos el juego de NFL, ahora sí se compromete a lucir en condiciones óptimas de cara a la Liguilla.

En el comunicado se explica que este proceso inició el pasado 17 de noviembre y los trabajos incluyen cambios en el sistema de drenaje, nivelación de la superficie y la renovación del césped, aunque no se aclara si éste será de nueva cuenta híbrido o natural.

“El Estadio Azteca se compromete con la afición y los equipos de la Liga MX a que su cancha contará con las condiciones óptimas para la realización de los encuentros de futbol”, dice el comunicado.

Previamente, Emilio Azcárraga, el mandamás de Televisa (que es la empresa dueña del Azteca), ofreció disculpas por las anomalías y la mala planeación en la cancha.

Durante la semana, la cancha dañada fue retirada por completo del Azteca, que lució únicamente con tierra a la espera de la llegada del nuevo pasto, que según algunas versiones es híbrida y fue plantada en el CECAP, desde donde será trasladad al Azteca.