¡Ah, que diferencia! La cancha del Estadio Azteca ha vuelto a lucir como en sus mejores días. El reposo de casi dos semanas que se le dio al pasto trajo buenas consecuencias de cara al partido entre Chiefs y Chargers, que protagonizarán el protagonizarán el próximo Monday Night.

Desde el domingo pasado comenzó la instalación de los goalpost y desde ese día la cancha lucía en buenas condiciones. De hecho, fue en el mes de julio cuando la NFL dio el visto bueno.

Este jueves, la cacha del Azteca ya cuenta con las delimitaciones de las yardas, así como la zona de anotación y los respectivos logos de los equipos, por lo que a partir de ahora, la cancha sólo puede mejorar para que los dos equipos puedan reconocer la cancha, llevar a cabo la última práctica y el partido.

En los próximos días sólo se le dará mantenimiento a la cancha y se trabajará con otros detalles como la instalación de los banquillos y publicidad. En pocas palabras, el Azteca está listo para recibir a la NFL.

Esta vez, el Azteca no tiene nada que ver con las condiciones del año pasado, cuando se instaló césped híbrido y éste simplemente no funcionó, por lo que la NFL decidió cancelar el partido en México y trasladarlo a Los Ángeles.