La Liguilla ha empezado y Cruz Azul dio el primer paso rumbo a las Semifinales después de vencer sin complicaciones a Querétaro en el Corregidora 2-0 con los goles de Pablo Aguilar y Édgar Méndez.

Los cementeros sólo quedarían fuera en la vuelta con una cruzazuleada de proporciones bíblicas, pues Gallos debe hacer tres goles el sábado en el Estadio Azteca para pensar en la siguiente instancia.

Sin embargo, la gran pregunta para muchos celestes y también azulcremas es ¿Ya se puede jugar en el Estadio Azteca? Después del bochornoso estado del césped que obligó a la NFL a dejarnos sin juego este año, el pasto fue cambiado por completo.

La semana pasada circularon imágenes de la cancha sin rastro de pasto, pues fue retirado y desde el lunes comenzó a llegar el nuevo césped que ha sido instalado en los últimos días y algunas imágenes en Twitter muestran cómo la zona de la cancha se ha ido poblando de pasto, de forma que el terreno de juego luce entre un 70 y 80 por cierto a dos días del partido de Cruz Azul.

 

 

 

La cancha luce al fin verde, aunque se dejan ver algunas zonas obscuras, las cuales se espera que mejoren en los siguientes días para aguantar el trajín del sábado y domingo, con los juegos de vuelta tanto de La Máquina como de los azulcremas.

El pasto que se ha plantado en el Azteca es el mismo que hasta hace una semana estaba en la cancha número 1 de Coapa, por lo que, en teoría, es pasto natural.