El ‘castigo ejemplar’ que recibiría el Estadio Jalisco por gritos homofóbicos

La jornada 2 de la Liga MX comenzó desde hace unos días y el Estadio Jalisco estaría a punto de ser vetado. Se presentaron una serie de ‘gritos homofóbicos’  en contra de Nicolás Vikonis, portero del Puebla, hecho por el que se tuvo que detener el partido pero al no aprender tras las advertencias, la Comisión Disciplinaria estaría a punto de imponer un ‘castigo ejemplar’.

El ‘castigo ejemplar’ que recibiría el Estadio Jalisco por gritos homofóbicos

Getty Images

Como pudimos ver, el Puebla salió con la victoria del Estadio Jalisco donde el Atlas hizo de todo por ganar pero al menos en la cancha las cosas no salieron como se esperaba.

Tras el primer y único tanto de Cristian Menéndez, los aficionados del Atlas comenzaron a gritar el clásico ‘eeeh… p*to” al portero del Puebla, hecho que derivaría en un castigo para el estadio de los ‘Rojinegros’.

Luego de que los aficionados lo hicieron por primera vez, el sonido local, tal y como marca el protocolo, les lanzó una advertencia de que no lo repitieran, ya que desde hace varios meses se tiene conocimiento de que podría derivar en un castigo mayor.

No hicieron caso, lo repitieron al menos en 3 ocasiones más y el silbante Adonai Escobedo tuvo que parar el juego por 10 minutos, tal y como indica el reglamento. Hugo Nervo, capitán del Atlas, se aproximó a la Barra 51 para pedirles que no siguieran, hecho que parece funcionó pues ya no se escuchó más el grito homofóbico.

El ‘castigo ejemplar’ que recibiría el Estadio Jalisco por gritos homofóbicos

Getty Images

Como sea, el árbitro Escobedo subió a su cédula este incidente, mismo que provocaría la intervención de la Comisión Disciplinaria y como ya dijimos, vetarían el Estadio Jalisco, por lo que habría partido a puerta cerrada.

Entre el lunes y martes la Comisión Disciplinaria dará un ‘veredicto final’ donde se informará el castigo que sufrirá el Atlas y su estadio. De ser efectivo lo que se maneja, el juego ante Tijuana de la jornada 4 sería a puerta cerrada y cabe destacar que el mismo criterio se aplicará para cualquier afición que haga lo mismo durante cualquier juego.