En 1991, cuando Croacia declaró su independencia de Yugoslavia, se desató una guerra entras fuerzas de Zagreb y serbios. En ese momento se vivían momentos complicados, por lo que muchos croatas se refugiaban para salvaguardar su integridad. En la ciudad de Zagreb, el abuelo del ahora futbolista Luka Modric, fue asesinado, mientras que otras familias, como la de Ivan Rakitic, huyeron a otros países.

El conflicto dejó una cifra cercana a los 20 mil muertos, la mayoría de ellos en la ciudad de Zagreb, capital de Croacia, que 27 años después vive escenas completamente distintas.

Zagreb no duerme hoy, pues su Selección ha desatado una fiesta de locura debido a que su Selección jugará por primera vez una Final de Copa del Mundo, luego de vencer 2-1 a Inglaterra en un partido dramático que se definió en tiempos extra.

¿EN REALIDAD FESTEJARON LOS BOMBEROS?

Los héroes de la noche sobre la cancha fueron Ivan Perisic, autor del gol del empate, así como Mario Manzukic, quien marcó el gol de la victoria cuando muchos apostaban a que el ganador del juego se definiría en tanda de penales. Sin embargo, otros héroes se perdieron el juego, pues un video muestra cómo bomberos dejan de ver el partido para atender un llamado y aunque la imágenes circulan en redes, estos festejos corresponden al triunfo en tanda de penales en los Cuartos de Final contra Rusia.

La publicación del video fue un llamado por parte del departamento de bomberos de Zagreb para evitar los festejos con bengalas, pues éstas suelen provocar incendios.