Mexsport

El Tibu y Piratas de Veracruz requieren aval de Fidel Kuri para jugar en el Luis Pirata Fuente

El futbol regresará a Veracruz gracias a la Liga del Balompié Mexicano (LBM), la cual anunció de manera oficial la certificación del Tibu, a través del Club Veracruzano de Futbol Tiburón, el cual tiene un logo similar al de los Tiburones Rojos, que fue desafiliado de la Liga MX.

Además de ese equipo, la LBM certificó también al equipo Atlético Veracruz, que al igual que Tiburón, pretenden jugar en el Luis Pirata Fuente, el cual se encuentra aún a cargo de Fidel Kuri, por lo que ambos equipos necesitan el aval del empresario para jugar sus partidos de local en dicho inmueble.

En los comunicados en los que hicieron oficial la certificación, ninguno de los equipos hicieron mención sobre la estadio que sería su casa, sin embargo, los directivos sí han reconocido el interés de jugar en el Luis Pirata.

“No lo puedo dar oficial porque hay que esperar los tiempos, somos muy respetuosos con el tema de los tiempo, pero te puedo decir que lo que intentamos es jugar en el Luis ‘Pirata’ Fuente”, dijo Gustavo Zarrabal, director deportivo del Atlético, según El Dictamen.

“Estamos en negociación con las gentes indicadas”, comentó Jorge Fabián Cárdenas Sosa, quien se encuentra en el proyecto del Tiburón en ESPN.

Si no hay aval, ¿dónde jugarían?

Uno de los requisitos para obtener la certificación en la LBM es tener una cancha con tribunas con capacidad mínima de cinco mil personas, además de pagar dos mil pesos por la franquicia.

En caso de que Kuri no otorgue el aval, entonces los dos equipos veracruzanos podrían jugar en la Unidad Deportiva Hugo Sánchez, en Boca del Río, la cual cuenta con cancha profesional empastada y que sede de los partidos de futbol femenil en los Juegos Centroamericanos del 2014.

Sin embargo, de acuerdo con Los Pleyers, los dos equipos no tendrían problemas para obtener el aval, ya que detrás del Club Veracruzano Tiburón, se encuentra el propio Fidel Kuri como el hombre que manejará los hilos del equipo, aunque su nombre no fungirá formalmente en la institución.

Equipos como Altamira aún buscaban estadios para incursionar en la LBM, sin embargo habría encontrado problemas para jugar en el Estadio 3 de marzo, debido a una especie de pacto de caballeros gestado en la Liga MX.