Un total de 26 futbolistas menores de edad se encontraban en los dormitorios del Flamengo cuando comenzó el incendio que cobró la vida de 10 juveniles, todos menores de 16 años. Sólo 13 de ellos pudieron salir de los dormitorios sin lesiones mayores, mientras que otros tres se encuentran graves, uno de ellos con quemaduras en más del 30 por ciento del cuerpo.

Un día después de la tragedia se han identificado la mayoría de los cuerpos. De acuerdo con información de las autoridades brasileñas, los restos de tres juveniles no han sido identificados debido a que quedaron calcinados.

Uno de los 13 sobrevivientes que escapó sin lesiones mayores se animó a dar su testimonio. Felipe Cardoso, de 16 años, aseguró que el incendió comenzó en su habitación por una falla del aire acondicionado.

El aire acondicionado empezó a incendiarse. Estoy bien, por poco no estaría vivo. Sólo quiero olvidar las escenas”, dijo el futbolista a Coluna do Flamengo, mientras que en Twitter manifestó su deseo para que todos fuera sólo un sueño.

“Incluso cuando pude dormir un poco, desperté pensando que sólo era una pesadilla… Que mis hermanos descansen en paz”.

Mensajes antes, el joven deportista narró que se encontraba justo en la habitación en la que se encontraba el aire acondicionado que habría provocado el incendio cerca de las 5:00 horas y que sólo después de dos horas pudo ser controlado.

El fuego comenzó en mi habitación, sólo tengo que agradecer a Dios por haber sido capaz de despertar y escapar de la muerte”, compartió en su cuenta, en la que uno de sus compañeros asegura que él y Felipe lograron salvar al menos a tres personas más, aunque se desconoce la identidad de éstos.