Porque los mexicanos estamos en todas partes, un grupo de aficionados mexas se dieron cita en el juego inaugural del Mundial, en el que Rusia se impuso 5-0 a la modesta Arabia Saudita y como tenía que ser, se hicieron notar en las tribunas.

Pero hubo alguien a quien no le gustó mucho la presencia mexicana y mucho menos la famosa ola, que se suele hacer durante los partidos cuando ya están resueltos o cuando están aburridos.

Después del tercer gol de Rusia, obra de Artem Dzyub, un exjugador inglés, famoso por su capacidad goleadora y por la frase célebre:El futbol es un juego simple que inventaron los ingleses: 22 hombres persiguen un balón durante 90 minutos y, al final, los alemanes siempre ganan“.

Se trata de Gary Lineker, quien fue el máximo goleador en el Mundial de México 1986, y quien se percató la presencia de la ola y no dudó en reprobarla con un comentario bastante ácido en su cuenta de Twitter:  “Oh no, no la maldita ola mexicana“.

El ex jugador se “enganchó” con la respuesta del periodista de Fox Sports, Rodolfo Landeros, quien lo invitó a ser parte de la ola en un juego de México o de Inglaterra, pero el británico declinó la invitación.

 

No faltó quien se sintió ofendido por ese comentario y hasta hubo propuestas para que el inglés se disculpara, pero también hubo banda que se lo tomó con calma.

Reglas del buen viajero Rusia