El mexicano Hirving “Chucky” Lozano llegó al Napoli a petición del técnico Carlo Ancelotti, quien aseguró que el exjugador del PSV podía desempeñarse en todos los puestos del ataque, por lo que lo utilizó como extremo por los dos costados, así como centro delantero.

Ancelotti se fue después de una mala racha de resultados, así como por una presunta mala relación en el vestidor y su lugar llegó Genero Gattuso, quien lo mandó a la banca para su debut frente al Parma.

Para ese duelo decidió alinear con un tridente conformado por Arkadiusz Milik, Lorenzo Insigne y José Callejón, quienes tienen mejores estadísticas que el mexicano durante esta temporada, sin embargo, el resultado fue una derrota 2-1. Lozano ingresó a los 79 minutos por Insigne y jugó como extremo izquierdo.

Getty Images

Este domingo, Gattuso intentará ponerle fin a los ocho partidos consecutivos sin ganar, frente al Sassuolo y para el cual el mexicano podría ser titular o por lo menos mayor participación, una vez que el timonel se ha convencido de que Lozano no brilla como eje de ataque, sino como extremo.

“A Hirving Lozano lo veo más como un delantero extremo que como un primer delantero”, comentó en la conferencia de prensa, en la que explicó que ha pedido a sus jugadores no voltear a ver la tabla general, en la que han caído hasta el octavos puesto.

“No es necesario mirar la clasificación de hoy, tienes que pensar en el juego que viene y dar lo mejor de ti para obtener un resultado positivo”, indicó.

Getty Images

Para el Napoli es de suma importancia ganar para cortar la racha y porque le espera un calendario complicado en enero, después del receso por las fechas decembrinas. El 6 de enero recibe al líder Inter y después recibe a la Lazio el día 11.