El Boxing Day de la Serie A resultó un completo fracaso tras los incidentes previos y durante el partido en el Giuseppe Meazza entre el Inter de Milán y Napoli, el cual finalizó con un triunfo por la mínima diferencia para los locales.

Un aficionado del Inter murió antes del encuentro tras ser atropellado durante un enfrentamiento contra seguidores del Napoli y en pleno encuentro realizaron cánticos racistas en contra de Kalidou Koulibaly, quien al ser expulsado por doble amarilla fue despedido con sonidos similares a los que hacen los monos.

Getty Images

Por ello, la casa del Inter permanecerá sin público durante los dos próximos partidos y en el tercero se prohibirá la apertura de la zona en la que se concentran los ultras, que además no podrán viajar a los juegos como visitante en lo que resta de la temporada.

Gennearo Gattuso, el técnico del Milán, que comparte el mismo estadio, aprobó las sanciones que impuso la Serie A, pero lamentó que por “cuatro imbéciles” tenga que pagar toda la afición del Inter, además de que se manifestó a favor de detener los partidos en caso de conductas similares.

“Creo que es correcto parar el partido, pero hay que entender que son cuatro imbéciles, no todo el estadio. Lamentablemente no es la primera vez que ocurre algo de este tipo. Somos todos iguales, hace falta respeto”, dijo el estratega de los rossoneros.

Al finalizar aquel partido, el técnico del Napoli, Carlo Ancelotti, advirtió que retiraría a su equipo del terreno de juego en caso de encontrar una situación similar. “Hay que tener el coraje para parar el partido y retirar al equipo. Pero no critiquemos excesivamente nuestro país, he visto otros ‘países civiles’ lanzar plátanos”, dijo.

Getty Images

Eusebio di Francesco, técnico de la Roma, también apoyó el mensaje de Ancelotti. “Yo estoy con Carlo (Ancelotti), totalmente. Él lleva tiempo proponiendo esto y lo comparto completamente. Si el Estado no logra reglamentar estas problemáticas, tenemos que dar nosotros una respuesta importante. Estoy de acuerdo con él”,

Koulibaly, quien pese a ser la víctima de los cánticos racistas, fue suspendido dos partidos por la Serie A, ha recibido múltiples muestras de apoyo de colegas, entre ellos Cristiano Ronaldo, la estrella de la Juventus, y Gattuso no dudó en unirse al explicar que los cánticos no sólo reflejan una falta de respeto por parte de los seguidores del Inter, sino también miedo por la calidad del jugador.