Los Tigres ya marcaron goles en el Clausura 2020, después de quedarse en cero en las dos primeras jornadas. El conjunto regiomontano había empatado sin goles frente al Atlético de San Luis y cayó por la mínima frente al América, sin embargo, frente al Atlas consiguió sus dos primeros tantos gracias a Luis Quiñones y André-Pierre Gignac, quien contó con la colaboración de Edson Rivera, delantero del Atlas, quien sin querer le puso un pase al francés que provocó un contragolpe.

El cuadro felino se impuso 2-1 gracias a esta “asistencia”, la cual rompió el fuera de lugar que reclamaban los rojinegros después de la jugada y también rompió con el empate parcial 1-1.

Mexsport

Corría el minuto 63, cuando Atlas tenía el balón controlado y en terreno de Tigres, pegado a la banda izquierda, donde comenzó a disputarse el esférico. Luciano Acosta, Ignacio Jeraldino y Edson Rivera intentaban hacer una triangulación, en la cual Jeraldino sirvió de lujo para Rivera, quien quedó de espaldas al arco y en el intento de ganarle el balón a Jesús Dueñas, terminó filtrando un balón a Gignac, quien estaba en fuera de lugar.

Sin embargo, como el balón venía de un rival, el fuera de lugar se rompió el francés de enfiló frente al portero Camilo Vargas, a quien venció en el uno a uno.

Previamente Tigres había marcado el primer gol del juego a los nueve minutos, también en una descolgada. Atlas había empatado el juego al arranque del segundo tiempo con un penal que fue bien ejecutado por Jeraldino.