El español de André-Pierre Gignac va muy bien, tal vez mejor que muchos de nosotros y después de casi cuatro años se comunica con cualquier persona como un mexa más.

Del acento francés cada vez queda menos después de haber aprendido de manera autodidacta el español en el vestidor de Tigres, de modo que cuando hay discusiones, sale a relucir su ya amplia baraja gramatical, de la cual salió la respuesta a la petición de Tomás Boy, quien sigue esperando una disculpa por parte del delantero, tras el intercambio de insultos en el último juego entre Chivas y Tigres.

Mexsport

En aquella ocasión, el “Jefe” salió expulsado y el francés se ganó la amarilla, sin embargo, el timonel de las Chivas aseguró que el responsable del intercambio de adjetivos fue el francés y éste debería disculparse.

Sin embargo, al delantero le “vale queso” esta polémica. Tras la práctica de este jueves, el francés fue cuestionado a la distancia sobre la petición del “Jefe”. En un principio, el francés ignoró la pregunta mientras subía a su auto, aunque después bajó el cristal y dijo: “¡Me vale queso!”.

 

Tomás Boy aseguró que el francés se le acercó el día del partido para recordarle a su progenitora y eso detonó la lluvia de frases entre uno y otro, así como la señas del timonel recordando que en ese entonces el máximo goleador en la historia de Tigres era él (Boy), aunque partidos después superó la marca de los 105 tantos.

Boy ha asegurado en varias entrevistas que él no fue quien se equivocó, sino el francés erró al meterse con él, por lo que el galo debe ofrecer disculpas.

http://instagram.com/sopitasdeportes