Liverpool y Barcelona disputaron la vuelta de la semifinal de la Champions League en Anfield. Los culés llegaron con ventaja de 3-0. Los ‘Reds’ lo lograron, ganando 4-0.

Arrancó con todo el equipo de Jürgen Klopp y abrió el marcador por conducto de Divock Origi.  Jordan Henderson disparó, Ter Stegen atajó de forma espectacular pero el belga empujó el rebote, con tan sólo 7 minutos en el reloj.

Barcelona frenó la iniciativa y durante el primer tiempo pudo equilibrar las acciones. Incluso Messi se quedó cerca de descontar, pero un recorte de más terminó por ayudar a la defensa.

Para el arranque del segundo tiempo, Trent Alexander Arnold centró por derecha y fue cuando apareció Wijnaldum. El holandés disparó de pierna derecha y aunque Ter Stegen logró tocar, terminó en el fondo de las redes.

Y el mismo Winjaldum empató el marcador global. Xherdan Shaqiri centró perfecto y el holandés con la cabeza remató, dejó parado al arquero y todo estaba igualado.

No hubo cambio de juego para el Barcelona y se vio más nerviosismo. Por eso el Liverpool consiguió el cuarto, que ya les daba ventaja en el marcador global.

Otra vez Alexander Arnold centró por derecha, Origi apareció dentro del área y cruzó de pierna derecha para mandar el balón al fondo de las redes.

Liverpool ahora esperará al ganador del Ajax-Tottenham para conocer a su rival en la final. La segunda a la que llega en años consecutivos.

http://instagram.com/sopitasdeportes